Continuación del movimiento insurgente bajo la campaña de Morelos

La revolución popular no concluye con la muerte de Hidalgo y Allende, puesto que en ciertas regiones del territorio de la Nueva España habían guerrillas que proseguían con la lucha por la independencia, aunque aislados entre sí. La coordinación del movimiento insurgente parte de dos puntos, el primero se localizó en Zitácuaro, Michoacán, en donde Ignacio López Rayón y el “Amo Torres” establecen la “Suprema Junta Gubernativa de América”.

Siendo el presidente de la Junta López Rayón y vocales José María Liceaga y el cura José Sixto Verduzco.

La “Suprema Junta Gubernativa de América” manifestaron a través de varios documentos, tales como el “Plan de Paz”, que su proyecto era restituir el orden legal alterado por la usurpación a la corona del imperio por parte de Bonaparte y el golpe de Estado producido por Yermo. Asimismo, se señalaba que la soberanía residía en la masa de la nación de América, la cual era integrante del imperio y por tanto fiel a Fernando VII. Con respecto al eje económico no planteaban grandes cambios, además enfatizaban el respeto al orden social y político.

El segundo foco se desarrolló en la región costera de tierra caliente, en donde José María Morelos, cura rural y de antecedentes populares, logra acrecentar su ejército popular. Este último fue quien logró darle un nuevo impulso significativo a la lucha armada por la independencia con la colaboración destacada de los hermanos Galeana; Mariano Matamoros y los hermanos Bravo.

A finales de octubre de 1810, Morelos organiza a un puñado de hombres y toma sin resistencia Tecpan, Guerrero, en donde se le unen los hermanos Galeana y las tropas realistas de la región.

Morelos con un ejército de 3,000 elementos inicia el ataque al puerto de Acapulco, Gro., apoderándose del cerro del Valadero. En febrero de 1811 las fuerzas revolucionarias encabezadas por Morelos se dirigen a Chilpancingo, Gro., para organizar al ejército; en ese sitio se incorporan al ejército del sur los hermanos Bravo.

Para diciembre de 1811 el ejército del sur encabezado por Morelos toma la plaza de Chiautla, Puebla. Después de esta acción divide su ejército en tres columnas: una, bajo sus órdenes, se dispone a amagar México y Puebla; otra, bajo las órdenes de Miguel Bravo, con la finalidad de controlar Oaxaca, y la última, bajo el mando de Hermenegildo Galeana, que debía ocupar Taxco, Guerrero.

La columna dirigida por Morelos toma, en diciembre, Izúcar, Puebla, y en enero de 1812 Tenancingo y Tenango, Estado de México. Los insurgentes encabezados por Galeana consiguen controlar en diciembre de 1811 Tepecoacuilco y Taxco, Guerrero. Por su parte, Miguel Bravo es derrotado en enero de 1812 en plaza de Tecanextla. Durante este periodo se unen a la columna de Morelos los curas Mariano Matamoros y José Manuel Herrera.

Los miembros de la “Suprema Junta Gubernativa de América” se ven obligados a abandonar Zitácuaro el 2 de enero de 1812 porque Calleja está a punto de tomar la plaza. Se dirigen en un primer momento a Tlachapa, Gro., y posteriormente llegan a Sultepec, Estado de México, en donde se une al movimiento el doctor José María Cos. Con el fin de propagar las ideas que fundamenta y orienta el movimiento el doctor Cos, publica durante los meses de abril y mayo de ese año un semanario titulado El Ilustrador Americano. Para junio de 1812, en el seno de la Junta surgen diferencias que ocasionan la separación de sus miembros para operar militarmente en distintos puntos del territorio novohispano.

En junio de 1812, la columna de Morelos derrota a los españoles en la plaza de Huajuapan, Oaxaca; posteriormente se traslada a Tehuacán, Pue., y el 29 octubre de 1812 ataca la plaza de Orizaba, Veracruz.

En noviembre toma la ciudad de Oaxaca, en donde procede a reorganizar el territorio bajo su control. Entre febrero y diciembre de 1813 en esa ciudad se publica el periódico el correo Americano del Sur, cuyos redactores son el cura José Manuel Herrera y Carlos María Bustamante.

El 12 de abril de 1813 el ejército de Morelos toma la ciudad de Acapulco, Gro., pero la fortaleza continuó resistiendo por espacio de cuatro meses.

Morelos y sus colaboradores comprenden la necesidad de la existencia de un órgano coordinador de las operaciones militares y que articulara el sustento jurídico-político del movimiento insurgente, por ello convocan a los diversos caudillos insurgentes a conformar un “Congreso Nacional” en la ciudad de Chilpancingo.

Dicho órgano quedó establecido el 14 de septiembre de 1813, al cual asistieron como diputados López Rayón, Verduzco, Liceaga y J. Manuel Herrera; como suplentes Carlos Bustamante, J. María Cos, Andrés Quintana Roo y José María Munguía. Durante la primera sesión del “Congreso de Anáhuac”, Morelos da a conocer su programa político, contenido en el documento titulado Sentimientos de la Nación.

Los postulados de dicho programa eran: en lo político, declarar la independencia absoluta de la nación, es decir, romper todo lazo con la corona españolas ciudadanos son iguales. En lo referente al aspecto económico, se plantea dictar leyes que moderen la riqueza y que aumente el jornal del pobre.

Se reconoce el derecho a la propiedad privada y se suprimen alcabalas, estancos y el tributo a la corona. Plantea una incipiente reforma de la tenencia de la tierra en favor de las comunidades indígenas y campesinos pobres.

La Nación era el programa más radical que se elaboró durante el movimiento de independencia e incluso es considerado un proyecto sumamente avanzado para las condiciones imperantes en esa época.

Tal proyecto no sólo emanaba del igualitarismo social de la ilustración, sino se manifestaban las necesidades e intereses de los grupos sociales populares, los cuales sustentaban la lucha armada por la independencia de la Nueva España del imperio Español.

Morelos entrega a este órgano toda la autoridad militar y política. Los miembros del Congreso designan a Morelos “Generalísimo del Ejército Americano” y depositario del poder ejecutivo. En el mes de noviembre de 1813 el Congreso publica un Acta Solemne en donde se proclama la independencia de México con respecto del trono español. Estableció como forma de gobierno de la nación emancipada una República libre con la capacidad de dictar sus propias normas legales.

Los miembros del “Congreso de Anáhuac” se dedicaron a elaborar una constitución política. En enero de 1814 el Congreso se traslada a Tlacotepec,Gro. Después, el Congreso cambia de sede a Apatzingán, Michoacán, en donde se promulga el Decreto Constitucional para la Libertad de la Independencia Americana.

La Constitución de Apatzingán se establecía que la soberanía reside originalmente en el pueblo, y su ejercicio en la representación nacional compuesta por diputados elegidos por los ciudadanos; el gobierno se fundamenta en la división de poderes y en un régimen de derecho, de libertad, igualdad y propiedad.

La instauración del congreso, la dirección política del movimiento insurgente pasaba a manos de los criollos ilustrados que actuaban material y espiritualmente ajenos a los grupos sociales populares. A partir de la promulgación de la Constitución de Apatzingán, la revolución popular comienza a decaer, Morelos y sus más cercanos colaboradores sufren grandes derrotas.

Morelos intenta tomar Valladolid para extender el dominio insurgente, pero es derrotado por las fuerzas realistas dirigidas por Llano e Iturbide el 24 de diciembre de 1813. Posteriormente el 1° de febrero de 1814 las fuerzas insurgentes exhaustas son nuevamente derrotadas en Puruarán, Michoacán, sitio donde es aprendido Matamoros. El lugarteniente de Morelos es conducido a Valladolid, en donde es juzgado y fusilado dos días después de su captura.

Entre febrero de 1814 y septiembre de 1815, Morelos permaneció al margen de las batallas decisivas, retirándose primero a Acapulco y luego a Tecpan. Este periodo son derrotados los insurgentes Rossains, Guerrero, Galeana y los Bravo con lo cual las fuerza realistas recobran el control de Chilapa, Tixtla y Chilpancingo.

El 22 de junio de 1814 en Coyuca son derrotados los insurgentes, en donde muere Hermenegildo Galeana. Ante la difícil situación el congreso resolvió trasladarse a Tehuacán, siendo Morelos el encargado de realizar tal evacuación en septiembre de 1815. En su intento por salvar a los miembros del congreso decide cubrir la retaguardia de la huida y encarga a Vicente Guerrero continuar y dirigir la evacuación del Congreso.

El 5 de noviembre de 1815, Morelos se enfrenta al realista Matías Carranco, pero es derrotado y aprendido; siendo trasladado en un primer momento a Tepecuacuilco, Gro. El 22 de diciembre de 1815 es fusilado en San Cristóbal Ecatepec, Estado de México.

La derrota y muerte de Morelos y colaboradores, finaliza la revolución popular por la independencia de México iniciada en el Grito de Dolores. Aunque durante los subsecuentes años en algunas zonas se desarrollan guerrillas, éstas no tienen la fuerza militar ni la definición política del movimiento insurrecto encabezado por Morelos.