Cuidados de educación maternal para las molestias comunes del embarazo

1. Náuseas y Vómitos

Se dan al principio del embarazo por un aumento de la HCG y se recomienda a la embarazada que antes de levantarse tome algún alimento (galletas saladas, pan, almendra).

Tomará alimentos que no contengan grasas ni azúcares refinados (de absorción rápida).

Tendrá que comer más frecuentemente y menor cantidad. Deberá beber líquidos entre las comidas no durante ellas, evitar la hipoglucemia y evitar olores de comidas fuertes.

Además aconsejaremos a la embarazada hablar poco pues al hablar mucho se produce mayor salivación y más náuseas.

Esto disminuye las náuseas y los vómitos. Estos síntomas desaparecen después del tercer mes de gestación.

2. Congestión nasal

Deberá respirar aire humidificado o usar descongestionantes nasales (o lavados con suero fisiológico).

3. Ptialismo o sialorrea

Aumenta la secreción de saliva fundamentalmente durante la primera mitad y deberá tomar chicles o caramelos, ambos sin azúcar.

4. Pirosis

Sensación de ardor en el estómago que aparece cuando el útero ha aumentado su tamaño.

Es recomendable una alimentación equilibrada, comidas frecuentes y poco abundantes y evitar que se acueste inmediatamente después de las comidas.

Evitar comer exceso de grasa, dormir con más de una almohada o cabecero de la cama elevado (cabeza y parte superior del tronco ligeramente elevados para evitar el reflujo) y antiácidos si persiste.

5. Insomnio/Somnolencia

La mujer embarazada puede presentar trastornos del sueño. Este sueño está provocado por el aumento del volumen de sangre que está circulando.

Para el insomnio se deben hacer ejercicios de relajación, llevar una vida calmada y equilibrada, es recomendable tener tiempo para descansar, no tomar excitantes (café, té, etc.).

Deberá hablar de sus preocupaciones y hacer ejercicios que favorezcan el retorno venoso. Al final del embarazo se produce insomnio por las molestias y el miedo al parto, se recomiendan masajes, bebidas calientes antes de acostarse, ducha.

6. Calambres

En las piernas, sobre todo en los gemelos. No se sabe con certeza su origen.

Podrían deberse a la compresión de los miembros inferiores y disminución de la circulación a ese nivel, por sobrecarga circulatoria o por los cambios en los niveles de calcio y fósforo.

Las embarazadas deberán tomar un litro de leche al día, yogur o queso: las cantidades diarias recomendadas son unos 1200 mgr de calcio y lo mismo de fósforo.

También es beneficioso tomar alimentos ricos en vitamina B.

Los ejercicios circulatorios con extremidades inferiores que favorecen los músculos paravertebrales y el reposo adecuado, disminuyen los calambres.

En el momento en que la mujer sienta el calambre deberá extender la pierna y al mismo tiempo apoyar el pié desnudo sobre una superficie fría, extender los pulgares de los pies y hacer una dorsoflexión con el pié.

7. Lumbalgias

Se producen debido al desplazamiento del centro de gravedad del cuerpo de la mujer a medida que el útero aumenta de tamaño.

Para prevenirlas hay que ejercitar la musculatura dorsal, se deben hacer ejercicios de balanceo de la pelvis. También deberá mantener una postura corporal adecuada.

No hay que doblar la cintura, sino flexionar las piernas para coger objetos pesados.

8. Desmayos

Se producen al principio de la gestación por vasodilatación cuando permanece mucho rato de pié, o con los cambios posturales bruscos, y al final de la gestación puede aparecer la hipotensión por decúbito supino.

La mujer deberá evitar cambios posturales bruscos, largas permanencias en pié, baños con agua excesivamente caliente, evitar hipoglucemias comiendo adecuadamente, evitar el decúbito supino, y cuando la mujer se levante de la cama deberá estar sentada un rato antes de comenzar a andar, para evitar el desmayo.

Descansar en decúbito lateral izquierdo.

9. Varices y Edemas

Pueden aparecer en las extremidades inferiores y en la vulva porque el retorno venoso está dificultado.

Se evitan con una buena posición de reposo: en decúbito lateral izquierdo, piernas en alto cuando esté sentada y posiciones que favorezcan el retorno venoso como elevar los pies en la cama (poniendo debajo cojines o elevando la cama en su parte inferior).

Se deben hacer ejercicios circulatorios con las extremidades inferiores. Se pueden usar medias elásticas de compresión graduada. No deben

permanecer estáticas de pié durante mucho tiempo, se deben evitar los baños muy calientes y evitar entrecruzar las piernas durante mucho tiempo.

Se sabe que un baño con agua templada redistribuye el líquido intersticial, y hace a veces el mismo efecto que 2 horas en decúbito lateral izquierdo.

10. Hemorroides

Es un plexo varicoso de las venas hemorroidales favorecido por predisposición genética, por la compresión y el aumento de peso en esa zona.

También se ve favorecido por el estreñimiento y por dificultad de circulación de retorno.

Para prevenirlas es fundamental tener una dieta adecuada, prevenir el estreñimiento, lavados frecuentes, aplicación de corticoides y reintroducción manual de las hemorroides, adoptando la posición antihemorroidal o genupectoral (rodillas contra pecho) durante 10 a 15 minutos diarios. Descansar en decúbito lateral izquierdo.

11. Leucorrea

Trastorno que se da al principio del embarazo cuando cambia el influjo hormonal.

Es el aumento excesivo de flujo vaginal (color blanquecino), debido a que las glándulas vaginales son mas abundantes con lo que secretan más flujo favorecido por el influjo hormonal.

Recomendaremos que no haga irrigaciones vaginales ya que pueden cambiar el pH de la mucosa y favorecer infecciones (candidiasis vaginal, producida por el hongo cándida albicans), infección por otros hongos.

La embarazada cuando haya infección debe lavar diariamente los genitales, dormir sin ropa interior, ésta durante el día debe ser de algodón, se aplicará yogur con bífidus en la vulva para restablecer la flora vaginal.

12. Polaquiuria

En la primera y última parte de la gestación. Debido a aumento del tamaño del útero. Sensación frecuente de ganas de orinar.

A veces se puede confundir con infecciones urinarias, pero si no hay fiebre acompañada de otros signos y síntomas, no lo es.

Le diremos que tome mucho líquido (2 litros/día), para evitar infecciones y que miccione a menudo, cada vez que tenga ganas.

13. Estreñimiento

Debido a disminución del peristaltismo intestinal y por compresión del útero sobre el recto. Se reabsorbe más agua y el bolo fecal es más denso y compacto.

No recomendaremos la utilización de laxantes ya que el cuerpo se habitúa.

Para su alivio se recomienda aumento de la ingesta de líquidos, alimentos ricos en fibra, evitar alimentos astringentes, hacer ejercicio (andar), y en última instancia ablandadores de heces.

14. Dificultad respiratoria

Las gestantes sufren cambios en el patrón respiratorio como consecuencia del aumento de tamaño del útero.

La mayoría tienen sensación de falta de aire o disnea. Para descansar lo deben hacer semisentadas y así el diafragma no comprime el territorio pulmonar y también con los brazos en alto.

Esta molestia al final de la gestación disminuye ya que el feto se encaja en la pelvis, y la compresión del útero sobre el diafragma es menor.

También se recomienda la relajación y ejercicios respiratorios.

Fuente: Apuntes y notas de enfermería materno infantil del Conalep

Publicado en Enfermería

Suscríbete:

who's online