Definición del problema en el proceso de investigación

En la investigación de mercados, como en muchas otras investigaciones, el adagio “un problema bien definido es un problema resuelto a la mitad” es algo que vale la pena recordar.

Este dicho subraya que la definición metódica del problema de investigación proporciona un sentido de dirección a la investigación. La atención cuidadosa a la etapa de definición del problema permite al investigador establecer los objetivos adecuados de la investigación.

Si el propósito de la investigación es claro, las oportunidades para recopilar la información necesaria y relevante y para omitir la información inútil serán mayores.

Para que sea eficaz, la investigación a realizar deberá tener objetivos claros y diseños definidos. Por desgracia, la escasa o nula planeación de las empresas conduce a la formulación de muchos problemas de investigación.

Como una consecuencia natural, también la naturaleza exacta del problema puede estar definida en forma vaga. Sin embargo, una vez que se ha descubierto un área problemática, el investigador puede iniciar el proceso de definirlo con precisión.

Aunque la etapa de definición del problema, del proceso de investigación, es quizá la más importante con frecuencia resulta ser un área descuidada de cualquier investigación.

Muchos investigadores olvidan que el mejor sitio para iniciar un proyecto de investigación se encuentra al final. El conocimiento de lo que se logrará determina el proceso de investigación.

Es probable que un error u omisión en la definición del problema se convierta en una costosa equivocación que no pueda corregirse en las etapas finales del proceso.

Fuente: Apunte Elaboración y evaluación de proyectos de la Unideg

Publicado en Elaboración y evaluación de proyectos

Suscríbete:

who's online