Deposito bancario, nota de crédito y recibo

Deposito bancario

Es prácticamente un contrato en que el depositante entrega una suma determinada de dinero al banco (depositario), que se compromete a devolverla, según el tipo de cuenta (corriente, de ahorro, etc.) ya sea “a la vista”, ya sea a determinado plazo. Estos depósitos se hacen en modelos impresos que facilita el propio banco.

Nota de crédito

Es, sencillamente, una comunicación donde se informa al cliente que, por una u otra causa, se ha recibido más dinero y que procede abonar a su cuenta ese exceso. Generalmente, las instituciones bancarias, empresas comerciales, etc., usan una forma o modelo impresa llamada nota de crédito.

Recibo

Es un documento firmado en el que se declara haber recibido algo. Hay variedad de modelos. Generalmente, en el comercio se adquieren talonarios de recibos impresos para facilitar la confección de los mismos; en éstos solamente es necesario llenar los espacios que aparecen en blanco.

Por lo regular estos talonarios constan de dos partes: una más pequeña, a la izquierda, que es el talón o matriz donde se escriben los datos fundamentales del recibo, y el recibo, propiamente dicho, a la derecha.

Para facilitar el trabajo, o sea, para no tener que hacer ese extracto del recibo, hay en el mercado talonarios impresos en papeles de dos colores, por ejemplo, blanco y amarillo.

El blanco es el recibo original y el amarillo queda en el talonario como copia, utilizando entre ambos papeles un papel carbón. Actualmente, existe en el mercado un tipo de papel que, sin necesidad de usar el papel carbón, reproduce en la página o páginas siguientes el texto escrito.

Fuente: Apuntes de Administración IV del FCA de la UNAM

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online