Diseño preliminar

Una vez aceptado el proyecto la siguiente etapa consiste en definir con más detalle y sobre todo con mayor claridad los diferentes detalles del mismo. Para ello se deben realizar varios pasos a efecto de evitar errores de interpretación

Especificación de los componentes

La lista de materiales necesarios para el nuevo producto, o bien el detalle de los pasos a seguir y los puntos a realizar, para un nuevo servicio, deberán ser definidos como parte del diseño preliminar que nos ocupa.

En otras palabras, se debe enlistar que es lo que se requiere. Es importante que se especifiquen a detalle los materiales que se requerirán en el caso de productos y, en el caso de servicios que se defina el ciclo de cada paso o trámite y los resultados que se pretenden lograr.

Definición del proceso

Es ahora el tiempo para estipular cómo se van a unir o enlazar los componentes y actividades anteriormente definidas, se deben tomar decisiones respecto a cómo, cuándo incorporar o ensamblar componentes y actividades, teniendo en cuenta los recursos disponibles (maquinaria, equipo, espacio, personal, información, etc.) esto conformará el proceso que se seguirá para lograr el producto o servicio propuesto.

Se debe establecer un procedimiento para reportar a la empresa todas y cada una de las variaciones que se vayan presentando durante las etapas que comprende el diseño preliminar.

Por ejemplo cuando haces por primera vez un guiso; esta verificando a lo largo de la preparación todo: ingredientes, cocción, temperaturas todo y lo vas corrigiendo de la mano de quien te esta dando la receta.

Diagramas de flujo

Una herramienta muy útil en esta etapa son los diagramas de flujo ampliamente utilizados en los procesos de computación, para definir de una manera lógica el flujo de materiales o de actividades que se debe verificar para obtener el objetivo propuesto, es decir, una forma gráfica de definir lo que vamos a integrar.

Esta herramienta cuenta con una simbología ampliamente aceptada, constituye un documento que ayuda al análisis y detección de posibles problemas que se pueden presentar.

Hojas de ruta

Las hojas de ruta son una herramienta que resulta muy útil para definir con más detalle cómo se deben realizar las operaciones (actividades, inspecciones, controles) para generar el nuevo producto o servicio, definiendo incluso los tiempos que se deben tomar en cada paso y el responsable de la misma, nos ayuda a validar el tiempo requerido.

Diagramas de proceso

Esta herramienta complementa a las hojas de ruta especialmente cuando se presentan situaciones en las que es necesario considerar desplazamientos tanto de materiales como de personal.

Básicamente consiste en un documento que en función de su propia simbología ayuda a visualizar con detalle la secuencia de operaciones, transportes, inspecciones, demoras, almacenamientos necesarios para la elaboración de bienes y servicios

Evaluación y mejoras

Esta etapa que tiene la característica de ser continua, conviene hacer un recuento de lo alcanzado hasta ahora comparándolo con la propuesta original y realizar los ajustes necesarios además es conveniente revisar si existe alguna mejora que sea adecuada y factible de incorporarse al producto o servicio.

Fuente: Apuntes de Operaciones II de la FCA de la UNAM

Publicado en Operaciones

Suscríbete:

who's online