El “mejor” diseño de investigación

Se argumenta que no existe el mejor diseño de investigación y que no hay reglas estrictas y rápidas para realizar una buena investigación de mercado.

Sin embargo, esto no significa que el investigador se enfrente al caos y a la confusión, sino que el investigador puede elegir entre muchos métodos alternativos para resolver un problema. Un eminente investigador de la conducta ha expresado este concepto de manera muy elocuente:

Nunca existe un método único correcto y establecido para llevar a cabo una investigación. No espere a iniciar su investigación hasta que encuentre el enfoque apropiado, porque existen muchas maneras de enfrentar un problema, algunas buenas, algunas malas, pero quizá varias formas buenas.

No existe un diseño perfecto único. Un método de investigación para un problema determinado no es como la solución para un problema de álgebra, sino que más bien se parece a una receta de chilaquiles, es decir, no existe la mejor receta.

Consideremos a un investigador que debe pronosticar las ventas para el año siguiente. Algunos métodos de pronóstico utilizados comúnmente son la opinión ejecutiva, las opiniones compuestas de las fuerzas de ventas, las expectativas del usuario, la proyección de las tendencias y el análisis de los factores del mercado.

La habilidad para seleccionar el diseño de la investigación más adecuado se adquiere con la experiencia. Los investigadores inexpertos llegan con frecuencia a la conclusión de que el método de encuestas es el mejor diseño porque se sienten más familiarizados con este método.

Cuando el museo de Ciencia y Tecnología de la Cd. de México deseaba determinar la popularidad relativa de sus exposiciones, podría haber realizado una encuesta. En vez de eso, un investigador creativo familiarizado con otros diseños de investigación sugirió una alternativa menos costosa: una técnica de observación discreta.

El investigador sugirió que el museo simplemente registrara la frecuencia con que debían reemplazarse las losetas del piso colocadas frente a las diversas exposiciones, lo cual indicaba dónde ocurría el tráfico más intenso.

Cuan do esto se llevó a cabo, el museo descubrió que la exhibición de incubación de pollitos era la más popular. Este método proporcionaba los mismos resultados que una encuesta, pero a un costo mucho menor.

Después de determinar el diseño apropiado, el investigador pasará a la siguiente etapa: la planeación de la muestra.

Fuente: Apunte Elaboración y evaluación de proyectos de la Unideg

Publicado en Elaboración y evaluación de proyectos

Suscríbete:

who's online