El reclutamiento de personal y el mercado de trabajo

El mercado de trabajo es el espacio, ubicado en un tiempo y lugar determinados, donde las empresas y organizaciones ponen a disposición ofertas de trabajo al mercado de recursos humanos, lo determina fundamentalmente la cantidad de empresas ubicadas en un área geográfica y en una época específica.

Demanda y oferta de trabajo

Si bien hemos señalado que el mercado de trabajo se encuentra fundamentalmente determinado por la cantidad de empresas ubicadas en un área geográfica y en un tiempo determinado, también es substancial destacar que el mercado de recursos humanos lo componen el grupo de personas aptas y en condiciones de trabajar (o que se encuentran laborando), es decir, está comprendido por el cúmulo de personas potenciales y reales para emplearse, ubicados en un área geográfica y en una época determinada.

De manera principal debe destacarse que el empleo del trabajo de algunas minorías, perteneciente también al mercado de recursos humanos, sigue en aumento, debido a la revaloración de su potencial, tal como ocurre con las personas con capacidades especiales.

No es poca la participación, que también va en ascenso, de aquel sector de personas de la tercera edad que ya comienzan a emplearse en algunas empresas que ofrecen servicios, tales como las tiendas de autoservicio.

Otro grupo, no minoritario, que ha tomado bastante fuerza en las últimas décadas es sin duda la participación de la mujer en el proceso productivo y el aporte de su trabajo intelectual dentro de las organizaciones en puestos que requieren liderazgo absoluto. Su trabajo es tan importante en empresas que ofrecen servicios, que ha llegado a conformar política para algunas empresas, el uso de sus servicios profesionales en áreas estratégicas de las organizaciones, debido a que los productos o servicios que se comercializan van destinados al sector femenino.

Empleo

El empleo es el nivel de ocupación de la población económicamente activa (PEA) dentro del mercado de trabajo, independientemente de los sectores productivos en donde se encuentre esta población laborando.

Una hojeada a las cifras pueden permitirnos columbrar los escenarios futuros, por ejemplo, la PEA asciende a 42.8 millones de un total de 105 millones 288 mil personas (la Población No Económicamente Activa está comprendida por treinta millones de personas); 19.5 millones de personas poseen un ingreso debajo de los dos salarios mínimos y 4.3 millones de personas reciben un salario superior a los cinco salarios mínimos. Será imprescindible revisar y examinar las principales causas que determinan e influyen en el nivel de empleo dentro de una sociedad para columbrar sus perspectivas.

Determinantes del nivel de empleo

Básicamente los factores que inciden en el nivel de empleo son, entre otros:

– Indicadores económicos y financieros (Inflación, paridad cambiaria, Balanza Comercial, Tasas de interés, niveles de venta de petróleo, entre otros).

– Indicados sociales (inseguridad pública, secuestros, descontentos social y laboral por sectores, relaciones con sindicatos, etc).

– Estado de la oferta y la demanda del mercado de recursos humaos y del mercado de trabajo.

– Programas educativos (institucionales) y presupuestos al sector educativo (Políticas en educación).

– En general estabilidad económica, social y política de un país.

Subempleo y/o subutilización de la mano de obra

Actualmente es común observar diferentes modalidades de ocupación de los profesionistas y de egresados de niveles técnicos tal como el autoempleo y la incursión por la economía informal.

El autoempleo es abordado por personas que poseen los medios para establecer una micro, pequeña o mediana empresa quienes realizan sólo trabajos individuales pero a nivel profesional, con el fin de allegarse de los recursos económicos para sobrevivir.

Esto forma parte de la realidad mexicana actual y dentro de este grupo se encuentran comprendidos los 19.5 millones de personas, ya citadas más arriba, quienes poseen un ingreso debajo de los dos salarios mínimos.

Hoy en día existen en el comercio informal doce millones de personas, sector que si bien se encuentra ocupado en la actividad económica del comercio, valdría la pena considerar la cantidad de profesionistas que están integrados en esta cifra, aunque la relevancia radica en el nivel de frustración y descontento que experimentan, considerando que bastantes de ellos culminaron algún estudio a nivel profesional, el costo social es, en estos casos, el protagonista.

El trabajo doméstico

De acuerdo con el articulo 331 de la Ley Federal de Trabajo un trabajador doméstico es aquella persona que presta servicios de aseo y asistencia y demás propios al hogar de una persona o familia.

Si bien el artículo 343 de la misma ley señala que en el caso de que el patrón termine la relación laboral sin responsabilidad, debe indemnizar a su trabajador de acuerdo con el tipo de contrato (tiempo determinado o tiempo indeterminado), más el importe de tres meses de salario agregado a los salarios vencidos hasta la fecha de despido.

Es claro que su trabajo se encuentra medido por, básicamente, dos criterios. El primero de acuerdo con las horas de trabajo por día, atributo que le hace acreedor de una indemnización al termino de la relación de trabajo.

El más importante, el segundo aspecto de tipo cualitativo (subjetivo), la calidad de su trabajo medido como un servicio, con la consecuente percepción de satisfacción por parte del patrón, tal como la confianza, la actitud, la disposición, el cuidado, entre otros atributos más.

Fuente: Recursos humanos I de la Facultad de contaduría y Administración de la UNAM.

Publicado en Recursos humanos

Suscríbete:

who's online