Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), hasta hace poco llamadas venéreas (de Venus, diosa del amor), son enfermedades transmisibles causadas por agentes infecciosos o parasitarios, cuyo mecanismo son, la inmensa mayoría de veces, las relaciones sexuales o los actos íntimamente ligados a ellas.

Evolución de las ETS: Algunas de estas enfermedades eran ya conocidas en la antigüedad.

Por ejemplo, se han encontrado lesiones típicas de osteítis sifilítica en esqueletos prehistóricos dela Rusiacentral y en momias del Alto Egipto.

La gonorrea fue descrita por Hipócrates, considerado el Padre dela Medicina400 años a,C., y posteriormente por Galeno. Según algunos autores, la sífilis, desconocida en Europa antes del descubrimiento de America, llegó a Europa traída desde las Antillas en el siglo XV por los marineros de Colón, y originó posteriormente una gran epidemia transmitida por los soldados que formaban las tropas del rey Carlos VIII de Francia.

Estas dos enfermedades, junto con el chancro blando, el linfogranuloma venéreo y el granuloma inguinal, fueron las únicas ETS conocidas y consideradas peligrosas (sobre todo la sífilis) hasta la década de los años cincuenta. La aparición en o aquellos momentos de la penicilina y posteriormente de otros antibióticos disminuyó enormemente la incidencia de estas enfermedades en la mayoría de países desarrollados.

La introducción de la píldora en la década de los años sesenta se acompañó de un importante descenso del uso de otros medios anticonceptivos, como preservativos, diafragmas y pomadas espermicidas, lo cual condujo a un ascenso de las ETS. El aumento de la población joven en muchos países, diversos factores socioeconómicos, los cambios en la conducta sexual, y finalmente la aparición del SIDA a principios de la década de los años ochenta han contribuido a que la incidencia de las ETS haya aumentado de un modo claro durante los últimos años (aunque afortunadamente hay indicios de que empieza a retroceder).

Por otro lado, los progresos médicos, los avances en las técnicas diagnósticas y los estudios epidemiológicos han hecho que otros muchos agentes patológicos se hayan incluido en la lista de microorganismos capaces de ser transmitidos por contactos sexuales.

Incidencia de las ETS

Consideradas globalmente (existen diferencias importantes que analizaremos posteriormente), las ETS conocidas y controladas sanitariamente afectan en España a 100-200 personas por 100,000 habitantes. Entre los grupos de riesgo (homosexuales o heterosexuales promiscuos, drogadictos o prostitutas), su frecuencia es mucho mayor.

Por otra parte, no obstante, existe entre las autoridades sanitarias el convencimiento de que la cifra real de ETS es mucho mayor. El miedo o la vergüenza a consultara un médico, y la automedicación (muchas veces ineficaz e incluso contraproducente) impiden el conocimiento del número real de afectados y son un grave impedimento para los estudios epidemiológicos y los intentos de controlar este tipo de enfermedades.

Algunas estadísticas, probablemente pesimistas, afirman que toda persona sexualmente activa cuya edad este entre los 18 y los 45 años corre el riesgo de padecer una ETS en un60 a80% de los casos. En el momento actual, las ETS que muestran una tendencia decreciente son la sífilis, la gonococia y el chancro blando, mientras que tienden a aumentar la uretritis y la cervicitis inespecíficas (sobre todo por Chlamydia trachomatis), los condilomas, el herpes genital, las infecciones por Gardnerella y, sobretodo en ciertos grupos de riesgo, la hepatitis B, el SIDA y otras infecciones víricas e incluso parasitarias.

Publicado en Ciencias naturales y física