Escarabajo

El modelo el escarabajo es una técnica de trabajo muy útil para redactar y analizar textos.

Se llama así porque su esquema recuerda la figura simplificada de este insecto y porque, así como éste escarba en la tierra, también debemos hacerlo en nuestra mente para buscar las redes asociativas que unen los campos semánticos en torno a una idea.

Dicho modelo se desarrolla en las siguientes fases:

1. Anotar la idea en el centro del esquema o cuerpo del escarabajo y escribir a su alrededor, en las patas y las antenas, las palabras que sugiere.

El modelo del escarabajo

Primera fase del modelo del escarabajo sobre la palabra energía

2. Agrupar las palabras anteriores en capos semánticos; no hay que olvidar que puede haber palabras que participen en varios

Fuentes

– Solar
– Atómica
– Carbón

Ecología

– Derrame de petróleo
– Fugas radiactivas
– Contaminación

Transportes

– Buque tanque
– Cableado
– Gasoducto

Consumo

– Industrial
– Doméstico
– Vehículos de motor

3. Selección, Jerarquización y discriminación de los campos semánticos y las palabras de cada uno, en función de su importancia y de la prioridad que se les quiera dar en el discurso.

Fuentes: Eólica, Solar, Atómica, Carbón
Consumo: Industrial, Doméstico
Transporte: Buque tanque, Cableado, Gasoducto
Ecología: Derrame de petróleo, fugas radioactiva, contaminación.

4. Enfocar la idea de acuerdo con uno o más puntos de vista.

– Ventajas e inconvenientes de la energía
– Costos de producción y transporte
– Peligros ecológicos
– Agotamiento de las fuentes de energía no renovables

5. Establecer las características del punto o los punto de vista que se van a utilizar para desarrollar y reforzar el texto.

6. Redactar el texto a partir de las palabras y los campos semánticos seleccionados.

7. Titularlo de forma que atraiga al lector.

Publicado en Comunicación escrita

Suscríbete:

who's online