Esplendor clásico de los mayas

Maya, grupo de pueblos indígenas que pertenecen a la familia lingüística maya o mayense y que tradicionalmente han habitado la parte occidental del istmo centroamericano, en los actuales estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Quintana Roo (península de Yucatán), Tabasco y este de Chiapas, en la mayor parte de Guatemala y en algunas regiones de Belice y Honduras, zona comprendida en Mesoamérica. Los mayas no conformaron una cultura homogénea.

Ya que los distintos grupos, al parecer un total de 28, tenían su propia lengua, aunque todos ellos compartían los ámbitos económico, artístico, religioso e intelectual.

Región sur

En la región sur se hallan las tierras altas, las cuales se localizan a lo largo de la Sierra Madre de Chiapas y de los Andes Centroamericanos y sus estribaciones.

La vertiente del Pacífico abarca una planicie o faja costera. En las tierras altas (predominan los bosques y algunos lagos elevados), hasta hoy viven grupos mayas como los tzeltales, tzotziles, quichés, cakchiqueles, mames, kekchis y pokomanes.

El interés de la región sur (tanto la costa como las tierras altas) proviene de que allí tuvo lugar un temprano florecimiento, antecedente del esplendor clásico maya, así como haber sido camino de penetración de algunos grupos de idioma náhuatl, procedentes del centro de México en los tiempos que siguieron a la ruina de Teotihuacan. Este hecho, dejó atributos en la gente de origen mayense, que para siempre los distinguieron de sus hermanos de tierras bajas.

Región centro

La región del centro comprende las tierras bajas en la gran cuenca del río Usumacinta, al norte de Guatemala; desde Tabasco hasta el Sur de Campeche y de Quintana Roo; Belice y el occidente de Honduras. Sobresale la selva y una intrincada red de ríos.

En esta región, probablemente desde el siglo III d. C, ocurrió el inicio del clásico maya. El desarrollo de la civilización entre los ancestros de los actuales grupos – chontales, choles, lacandones, chortís y mopanes- llegó a sus más altas cimas. Lo anterior es evidente en el conjunto de laconómica y religiosa.

En la selva, en los alrededores de los grandes conjuntos de tierras taladas, comienzan a surgir las edificaciones de los centros mayas.

Formados por construcciones planificadas, se observan estructuras piramidales con templos y santuarios, palacios, juegos de pelota, todo ello en torno a plazas y calzadas.

Alrededor de dichos centros, solían encontrarse edificaciones frecuentemente residencia de nobles, mientras que en un contorno más amplio estaban las chozas de materiales perecederos, donde vivía la gente del pueblo. En los centros principales se realizaban las fiestas y ceremonias rituales, de acuerdo siempre a las medidas del tiempo.

Región norte

Esta región comprende la mayor parte de la península de Yucatán, aproximadamente a partir de la laguna de Términos y de la Bahía de Chetumal hacia el norte. Es extremadamente seca, con montes bajos y numerosos pozos de agua, llamados cenotes. Los grupos indígenas que hasta hoy habitan esta región hablan el maya yucateco.

Los arqueólogos para su estudio dividen a esta región en algunas subáreas:

La del Río Bec, que colinda con el extremo norte del Petén. En ella hay numerosos centros, entre los que destacan los de Becan, Río Sec, y Xpuhil.

La de los Chenes, en el territorio de Campeche. Sus centros se distinguen por la decoración bastante recargada que ostentan sus templos; por ejemplo, de Hochob y Santa Rosa.

La subárea de mayor interés es la Puuc, que significa “sierra” en lengua maya. Se localiza cerca de las únicas elevaciones que hay en la península. En este lugar se edificaron recintos los cuales habrían de tener vida y pujanza hasta los tiempos de la conquista española. Entre los centros principales encontramos Uxmal, Labná, Kabah y Sayil. Adyacente a dicha área floreció Chichén-ltzá.

Los inicios del clásico maya se sitúan aproximadamente hacia 300 d. C., cuando aparecen en la región central inscripciones calendáricas según el complejo sistema de la “cuenta larga”.

Sistema de la cuenta larga se basaba en computar el tiempo, registrando con su correspondiente número y jeroglífico los ciclos que habían transcurrido; se tomaban en cuenta los siguientes:

Kin

Dia

Unial 20 Dias
Tun Año o suma de 18 uniales = 360 dias
Katun 20 Tunes o años
Baktun 20 Katunes o 144,000 dias