Estrategia de diferenciación

La estrategia de diferenciación se basa en un conjunto de acciones integradas que la empresa diseña para producir o proporcionar bienes o servicios (a un costo aceptable) que los clientes perciben como diferentes en algún sentido y que a ellos les resulta importante.

Las organizaciones deben ser capaces de producir los productos o servicios a costos competitivos pero definiendo las características que los hacen diferentes de los demás.

Para ello, es necesario determinar cuáles son las características de los productos o servicios que satisfacen las necesidades de los clientes.

Los productos o servicios pueden ser diferentes de distintas maneras, como pueden ser:

– La tecnología,
– El prestigio,
– La posición social,
– Los distintos gustos,
– El diseño de ingeniería y
– El desempeño.

Porter considera que es la segunda estrategia genérica. En ella, la organización intenta distinguirse dentro de un sector industrial en algunos aspectos apreciados por los compradores.

Escoge uno o más atributos que juzgue importantes y adopta un posicionamiento especial para atender esas necesidades. Ve premiada su singularidad con un precio más alto.

Es decir, si escoge la organización, aquellos atributos del producto o servicio deberán ser distintos a la competencia. Todo ello para poder determinar el precio que el consumidor o cliente pueda pagar.

Fuente: Apuntes de Planeación teoría y estragia dela FCA de la UNAM

Publicado en Planeación estratégica

Suscríbete:

who's online