Estructura de capital de empresas que no son de estados unidos

La teoría moderna de la estructura de capital (que se estudiará en la siguiente sección) ha tenido un desarrollo importante dentro del marco del sistema financiero de Estados Unidos, y la mayoría de los estudios empíricos de estas teorías han empleado datos de compañías estadounidenses.

Sin embargo, en los últimos años, ejecutivos de corporaciones e investigadores académicos han prestado mayor atención a patrones financieros mostrados por compañías europeas, japonesas, canadienses y de otros países. Han encontrado similitudes y diferencias relevantes entre compañías estadounidenses e internacionales.

En general, las compañías que no son de Estados Unidos tienen índices de apalancamiento mucho mayores que sus contrapartes estadounidenses, ya sea que dichos índices se calculen utilizando valores contables o de mercado, valores de deuda y de capital.

Hay varias razones que justifican esto, la mayoría de las cuales se encuentran relacionadas al hecho de que los mercados de capital estadounidense son más desarrollados que en cualquier otra parte, y han desempeñado un papel significativo en el financiamiento corporativo en comparación con lo sucedido en otros países.

En la mayoría de los países europeos, así como en Japón y en otras naciones de la Cuenca del Pacífico, los grandes bancos comerciales participan con mayor dinamismo en el financiamiento de la actividad corporativa con respecto a Estados Unidos. Además, en muchos de estos países, los bancos tienen permitido hacer grandes inversiones de capital en corporaciones no financieras (práctica prohibida a los bancos estadounidenses).

Por último, la propiedad de acciones suele ser controla da con más rigor, en Europa y Asia, en caso de compañías propiedad de familias fundadoras, institucionales e incluso públicas, que en la mayoría de las grandes corporaciones estadounidenses, muchas de las cuales tienen hasta un millón de accionistas individuales.

Esta estrecha estructura de propiedad de empresas no estadounidenses, ayuda a resolver muchos problemas de administración que afectan a grandes compañías de Estados Unidos, permitiendo de este modo a las empresas que no lo son, a tolerar un nivel más alto de endeudamiento.

Por otra parte, existen similitudes importantes entre corporaciones estadounidenses y las de otros países. Primero, tienden a revelarse los mismos patrones de estructura de capital de la industria a nivel mundial.

En casi todos los países, las compañías farmacéuticas y otras empresas industriales de gran crecimiento tienden a observar relaciones de deuda inferiores que las compañías acereras, líneas aéreas y compañías de electricidad.

Segundo, las estructuras de capital de las compañías trasnacionales más grandes con sede en Estados Unidos, que tienen acceso a muchos mercados de capital y técnicas de financiamiento diferentes en todo el mundo, suelen parecerse a las estructuras de capital de trasnacionales de otros países más que a las de compañías locales de menor tamaño.

Por último, hay una tendencia mundial a retirar la confianza de los bancos para el financiamiento de corporaciones y a confiar más en la emisión de valores; de modo que es probable que con el tiempo aminoren las diferencias en las estructuras de capital de compañías estadounidenses y del extranjero.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online