Etapas de la fase de examen y evaluación de la información

a) Como primera etapa tendremos: La obtención de evidencia suficiente, competente y relevante. Será suficiente la evidencia cuando por los resultados de una sola prueba o por la concurrencia de varias, se alcanza el objetivo buscado, será competente cuando nos referimos a hechos, circunstancias o criterios que realmente tienen relevancia cualitativa, para adquirir certeza de los hechos a investigar o a juzgar, será relevante cuando de la documentación revisada se generen problemas o hallazgos importantes que sea necesario comunicar y resolver.

Primeramente, será necesaria la integración de los papeles de trabajo (expediente de Auditoría),con la documentación relativa a la planeación y ejecución de los procedimientos aplicados, sustentando, clara y ordenadamente los hallazgos derivados del análisis, pruebas y evaluaciones realizadas, para establecer una conexión directa con nuestro informe.

Técnicas y recursos. Comprende la aplicación de técnicas de Auditoría tradicionales tales como la inspección, observación, cálculo, etc. Adicional a otros recursos para llegarnos de información como son:

– La utilización de estadísticas de las operaciones como base para detectar tendencias, variaciones extraordinarias y otras situaciones que ameriten de su investigación.

– Parámetros e indicadores, los cuales pueden ser económicos, de eficiencia y eficacia tanto reales como estándar, recurriendo a asociaciones profesionales, publicaciones, empresas del ramo, cámaras industriales, universidades, etc.

– Elaboración y obtención de flujogramas de los procesos a revisar para evaluarlos sistemas de control y la eficiencia en el desarrollo de las operaciones.

– Aplicación de cuestionarios a funcionarios para conocer objetivos, características y resultados de la función a su cargo, o para evalúar la existencia, adecuación y cumplimiento de los sistemas de control interno.

– Se debe programar entrevistas para obtener información sobre las operaciones requeridas.

– Someter a un análisis de causa-efecto los hallazgos considerados como relevantes, profundizando en la causa de la causa, hasta que el resultado deje de ser relevante o deje de aportar información sobre el origen de los hallazgos.

Coordinación y supervisión: se refiere a la conducción del proceso de Auditoría, asegurando su cumplimiento oportuno, correcto y completo.

– Es necesaria la evaluación de hallazgos constante y consistentemente durante toda la revisión, para que, de acuerdo a su importancia relativa, se incluya en los resultados finales, definiendo los mecanismos, tiempos y responsables de la implantación de acciones acordadas.

– Confirmar, integrar y discutir los hallazgos obtenidos con la entidad, a través de cualquier medio disponible, para enriquecer los resultados de la Auditoría, en función a los objetivos de la revisión.

– Establecer un programa periódico de los reportes y avances durante todas las fases del proceso.
– Dar seguimiento continuo, con la entidad a los acuerdos derivados del proceso de Auditoría.
– Preparar los reportes de los resultados preliminares derivados de la ejecución del programa de Auditoría, para su presentación a los funcionarios de la entidad, base de los informes de resultados definitivos.

Fuente: Apuntes de Auditoria Interna de la FCA de la UNAM

Publicado en Auditoría interna

Suscríbete:

who's online