Etapas para controlar la presión en las tuberías

La mejor solución para controlar con un máximo de eficiencia el valor constante de la presión en las tuberías de servicio, es haciendo la regulación en dos etapas, la cual puede desglosarse de la siguiente forma:

– Cuando en una instalación de aprovechamiento se instalen solamente quemadores que operen a lata presión, pero que por sus características de construcción no funcionen correctamente si las variaciones en el valor de la presión del gas son notables.

Se debe instalar un regulador inmediatamente después del recipiente estacionario (regulador de primera etapa), que libere el gas a una alta presión promedio de 0.700 a 1.5 kg/cm2 a la tubería de servicio de alta presión regulada, al final de la misma se instala otro regulador (de segunda etapa) para que al recibir del primero la presión prácticamente constante, la entrega a una constante 100% y calibrada a la requerida por los quemadores en cuestión.

– En instalaciones en las que se tienen tanto quemadores que funcionen a alta presión regulada, como quemadores que lo hagan a baja presión.

– Los primeros se conectan a la tubería de servicio de alta presión regulada (después del regulador de primera etapa), directamente o a través de reguladores de aparatos según la exactitud de la presión requerida.

– Los quemadores o aparatos de consumo restantes, se conectan a la tubería de servicio en baja presión (27.94 kg/cm2) proporcionada ésta por un regulador de segunda etapa, ubicado tan cerca de los aparatos de consumo en baja presión como sea posible.

– En instalaciones habitacionales (edificios de departamentos), en los que generalmente los recipientes estacionarios de gran capacidad en litros de Gas L.P. se localizan un tanto distantes de los aparatos de consumo, es necesaria la regulación a dos etapas.

Fuente: Apunte de Instalaciones en los edificios del Instituto tecnológico de la Paz

Publicado en Instalaciones en los edificios

Suscríbete:

who's online