Etapas para la socialización

Para lograr la socialización, se realizan tres etapas:

1. Socialización previa. Esta etapa comienza desde antes que el individuo entre a trabajar a la organización; son aquellas cosas que se dicen sobre ella, aquello que le da una imagen previa, sobre el ambiente, el pago, en fin, toda información que tiene antes de solicitar el ingreso a la organización.

2. Encuentro. Esta etapa es a partir de que el individuo firma el contrato. Es un momento de mucha expectación y comienza a representar tangiblemente todo aquello que en la socialización previa tenía de información. Por ello, en esta etapa hay que darle una inducción a la organización para darle la información oficial de la organización.

3. Cambio y adquisición. El individuo ya conoce la cultura organizacional, domina sus funciones, conoce las normas, los comportamientos, los procedimientos y la forma de resolver los conflictos.

Quienes no lo logran, salen voluntariamente o involuntariamente, o en su caso siguen pero aislados de las redes sociales. Los jefes son los que serán encargados de transmitir esta fas e de cambio y adquisición.

Aquí radica la importancia de la comunicación organizacional, ya que por medio de ella se transmitirán los valores, creencias y representaciones de la mejor forma.

La comunicación proviene del latín communicarse y quiere decir “poner en común”. Así, al comunicarnos con otras personas nuestra intención es poner en común para que el otro comprenda lo que yo quiero decirle.

Como sabemos, existen diversos tipos de comunicación: la verbal (la que se transmite en forma oral); la no verbal (que se puede transmitir con señas, símbolos, gestos, etcétera).

Dentro de la organización usamos todo tipo de comunicación; incluso la tecnología ha hecho que encontremos diferentes tipos de transmitir nuestros mensajes, ya sea a través del correo electrónico, del Messenger, etcétera.

Existen diversos tipos de procesos de comunicación, el más sencillo es el que involucra al emisor (individuo o grupo que intenta o desea enviar un mensaje), la codificación (cuando busca el emisor que la idea o pensamiento esté en un lenguaje comprensible para los otros), el mensaje (es lo que se quiere decir), elección del medio (elegir el medio por el cual se quiere transmitir el mensaje, como puede ser cara a cara, vía telefónica, por mail, por Messenger, con un memorando, etc.), Decodificación (traducir los aspectos verbal o visual del mensaje), Receptor (el que recibe la información o idea) y, por último, la retroalimentación (respuesta del receptor al emisor que nos informará si la codificación y decodificación fueron las adecuadas o si existió una barrera que evitara que el mensaje no llegara como se tenía previsto).

De ahí la importancia de establecer una buena comunicación organizacional para poder incrustar la cultura organizacional.

Fuente: Apuntes de Administración IV del FCA de la UNAM

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online