Evaluación de proyectos

Una vez que ya cuentas con todas las herramientas de análisis, estás en la posibilidad de aplicar un procedimiento para comparar los resultados que habrá de arrojarte en el tiempo como en cuestión de recursos monetarios el levar a cabo tu proyecto.

Sin embargo, existe un componente muy importante por tomar en cuenta, el ambiente del mercado. En los puntos anteriores nos concentramos en información al interior de la organización como todo lo relativo a costos, amortización, etc.

Para que la evaluación sea completa se necesita analizar que sucede con la competencia y como es que se comporta el conjunto total de aquellas empresas que participan en el mercado del producto o servicio que ofrece la organización para la que desarrollaremos nuestro proyecto.

En este punto es necesario que obtengas información estadística en las cámaras o asociaciones de fabricantes del ramo, así como de oficinas como el INEGI que te permitan medir el comportamiento del mercado y hacer una comparación de cómo se viene comportando la organización.

Identificar si se viene creciendo al ritmo del mercado es importante, ya que de no ser así esto significa que puede tener un crecimiento negativo.

En este punto también es conveniente revisar las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades que enfrenta la organización en comparación con mercado en general o en comparación con nuestro competidor más cercano por características de tipo de productos o servicios, tamaño de la operación, precios, volumen de producción, etc.

Es probable que en algunos proyectos, como los proyectos sociales de gobierno, no se tenga que hacer comparaciones respecto a competencia o algo similar, pero si es necesario contemplar los aspectos de fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades.

De hecho es tiempo que ahora nos ocupemos de que al evaluar el proyecto correspondiente inicies por planear las actividades y secuencia que llevará.

Se trata de establecer el orden de precedencias inmediatas entre actividades determinando para cada una cuál o cuáles otras es necesario concluir para que aquélla se pueda iniciar.

Identificadas todas las precedencias inmediatas quedan definidas las diferentes secuencias de las tareas mediante las cuales el proyecto se realiza.

Estas secuencias (que tienen tramos comunes) comienzan y terminan todas juntas en los eventos inicial y terminal del proyecto, y se entrecruzan en varios momentos de la ejecución cuando algunas de sus actividades convergen (por ser igualmente necesarias a la iniciación de alguna otra) o divergen (por el hecho de que más de una tarea necesita que otras estén terminadas para que puedan iniciarse).

En su conjunto estas secuencias forman una “red” o “grafo”, cuya presentación gráfica como elemento del plan de ejecución tiene la ventaja de proporcionar una visualización directa del complejo de relaciones entre las actividades y las secuencias que componen el proyecto.

También es muy útil para los análisis que se pueden hacer de este complejo la presentación de la red como un cuadro de simple entrada, en que cada actividad se represente por un doble índice que identifique los eventos inicial y terminal de la misma actividad.

Sin embargo, conviene colocar estos datos en un anexo al documento del proyecto, en cuyo texto principal quizá sea suficiente presentar las actividades ya ordenadas según las fechas de iniciación (es decir, en forma de un calendario de ejecución), tal como resulta de los cálculos indicados en seguida.

Fuente: Apunte Elaboración y evaluación de proyectos de la Unideg

Publicado en Elaboración y evaluación de proyectos

Suscríbete:

who's online