Evaluación del proyecto

Cuando uno elabora, inventa, innova o crea algo nuevo es importante saber la opinión de los demás en relación a:

– Los beneficios que proporciona.
– La factibilidad de la idea o proyecto.
– Los costos.
– El impacto ambiental.
– Los apoyos económicos.
– El interés de las autoridades locales.
– Necesidades que satisface.
– Diseños novedosos y atractivos.
Ventajas competitivas.
– Clientes potenciales.

Para evaluar la oportunidad de un negocio es primordial considerar los siguientes aspectos:

1. Inversión inicial
2. Atractivo del mercado
3. Potencial de crecimiento
4. Dimensión y fuerza de los competidores
5. Número de competidores actuales y potenciales
6. Poder de negociación de los proveedores
7. Dedicación requerida
8. Necesidad de conocimiento y tecnología
9. Posibilidad de sustitutos
10. Apoyo familiar
11. Rentabilidad que pueden generar negocios similares
12. Afinidad con intereses y capacidades personales
13. Dificultad de implantación.

Los anteriores aspectos deben estar fortalecidos por las siguientes características del proyecto y fundamentadas con estudios y proyecciones reales de la factibilidad del mismo.

Por ello es básico considerar lo siguiente:

1. La presentación del producto.
2. El precio accesible y costos bajos de fabricación.
3. Tener elaborados los manuales de organización, procedimientos, reclutamiento de personal que apoyarán la estructura administrativa de una empresa.
4. Estructuración de políticas: laborales, de precio, de proveedores, etcétera.
5. Contar con un resumen ejecutivo de las áreas básicas de una organización, acompañado de sus propias gráficas de Gantt (planeación)
6. Contar con una Campaña publicitaria bien diseñad.
7. Tener un plan de promoción efectivo para dar a conocer el producto o servicio.
8. Investigación del impacto laboral en la comunidad (proyección) en caso de que el proyecto fuera factible de realizarse.
9. Tener un compromiso social con la comunidad, por medio de un plan ecológico de cuidado del medio ambiente, con la promesa de NO contaminarlo por medio de la elaboración de productos biodegradables.

Es una gran responsabilidad social el implantar una nueva empresa, por todos los aspectos que implica. Tanto financieros, materiales, tecnológicos y humanos.

Este último rubro es, sino el más importante, uno de los más importantes factores en toda compañía. Sin la interacción enriquecedora de las personas, toda empresa está muerta, no tiene vida. Es lo que dinamiza a las organizaciones, es de dónde surgen las ideas y la creatividad.

Con el fin de verificar la factibilidad de un proyecto, se puede evaluar por medio de especialistas en el área, a través de Ferias, Concursos, Exposiciones, etcétera. Si quieres participar en alguna, sólo tienes que hacer bien las cosas desde el inicio

Hoja de verificación (evaluación progresiva)

Hoja de verificación (evaluación progresiva)

Fuente: Apunte de desarrollo de Microempresas de la Unideg

Publicado en Desarrollo de microempresas

Suscríbete:

who's online