Evolución de las comunicaciones móviles

Hoy en día nadie se sorprende al contemplar como las personas se comunican desde su automóvil o simplemente utilizando radioteléfonos portátiles. Estos últimos ofrecen obvias ventajas con respecto al radioteléfono “fijo” instalado en el automóvil, ya que este último, con un “kit” de adaptación se puede usar como equipo portátil o como equipo para el coche.

Por ello, hay dos aspectos a tener en cuenta, la evolución de las comunicaciones móviles, el peso de los equipos portátiles y la autonomía de la batería. Con respecto al tamaño y al peso, la única barrera por el momento insalvable es el teclado, ya que, al igual que ocurre con las calculadoras de bolsillo, unas teclas demasiado pequeñas hacen incómoda su utilización. La tendencia en este momento es disponer de equipos portátiles del tamaño de una tarjeta y de gran autonomía, con lo que se evitaría la excesiva dependencia de los equipos actuales del cargador de batería.

Por otro lado, y para el entorno de oficinas, se están implantando lo que se denominan “centralitas sin hilos“. Su principio de funcionamiento es el siguiente: a la centralita se conectan equipos de radio de pequeña potencia. Siguiendo el concepto de la telefonía celular, a cada equipo de radio le corresponde una zona de cobertura denominada por su pequeño tamaño, microcélula. De esta manera, los usuarios disponen, adicionalmente a la terminal convencional, de pequeños radioteléfonos portátiles con las mismas prestaciones que el teléfono de mesa.

Esta tecnología es conocida internacionalmente como CT (Cordless Telephone) o telefonía sin hilos. Otra etapa en la telefonía móvil es el de realizar una estructura que evite que el usuario tenga que cambiar de equipo en función del entorno en que se halle. Con ello se haría una contribución al famoso concepto de aldea global. El usuario de las telecomunicaciones estaría asociado a una red mundial y no dependería del equipo o sistema utilizado.

Es decir, las redes futuras reconocerían al usuario de una manera personalizada y éstos podrían disponer de las prestaciones de la red en todo su ámbito de cobertura. A esta red se le conoce como PCN (Personnel Communications Network). En definitiva, la evolución de las comunicaciones móviles supondrá un salto espectacular en las comunicaciones en general tal que, como la sociedad está demandando, la ubicación de las personas no será un elemento determinante para el negocio, el acceso a la información o, simplemente, el propio desarrollo personal.

Fuente: Apunte de Teleproceso del Instituto tecnológico de la Paz

Publicado en Teleproceso

Suscríbete:

who's online