Filosofía del diseño

La ciencia se basa fundamentalmente en ciertos principios filosóficos: que realidad es objetiva y constante, que los seres humanos tienen la capacidad de percibir realidad exactamente, y que las explicaciones racionales existen para los elementos del mundo.

Si estos axiomas básicos fueran falsos, la ciencia sería no funcional los descubrimientos hechos hoy no tendrían ninguna relación a los experimentos hechos mañana.

Es importante que la realidad sea objetiva porque la investigación científica no puede continuar si la realidad depende de grupo o de opiniones individuales. La ciencia confía en un universo independiente de observadores humanos.

La realidad debe también ser constante porque los experimentos hechos a cualquier momento deben ser relacionados a los experimentos hechos en otros. La ciencia confía en percepciones humanas y fallaría si estas percepciones eran inválidas.

Finalmente, la ciencia depende de la idea que las explicaciones racionales existen para el mundo y se pueden obtener con experimentos cuidadosos.

Esta breve producción tendrá como eje al fundador de la racionalidad y subjetividad modernas René Descartes puesto que, a partir de él, el sujeto pensante, la “res cogitan“, cobra un rol fundamental en el ár ea del conocimiento.

El universo de este pequeño análisis estará configurado por la primera de las Meditaciones Metafísicas– (en la que se demuestra la existencia de Dios y la distinción del alma y del cuerpo”) y la cuarta parte del Discurso del Método (“Pruebas de la existencia de Dios y del alma humana o fundamentos de la metafísica”).

Acotando aún más la red discursiva, focaliz arè mi atención en la concepción de la figura divina y en la importancia del método para arribar a verdades claras y distintas.

Fuente: Apuntes de Diseño contemporáneo de la U de Londres.

Publicado en Diseño gráfico contemporáneo

Suscríbete:

who's online