Física clásica

La física como ciencia experimental que trata de los objetos materiales y sus propiedades en cuanto tales, ha Interesado a todas las culturas que han tratado de responder a la cuestión de cual es la estructura del mundo en que vivimos. Ya los pensadores griegos propusieron diversas soluciones, como por ejemplo el agua (Tales de Mileto), los cuatro elementos, tierra, aire, agua y fuego (Empédocles), o los átomos (Leucipo, Demócrito y Epicuro).

Otros sin embargo, centraron sus especulaciones en problemas más concretos como la óptica (Euclides) o la estética e hidrostática (Arquímedes). De todos modos, los albores de la ciencia estuvieron dominados por la autoridad de Aristóteles.

La física clásica

Autores como N. Copérnico Iniciaron el cambio que culminaría en el s. XVII con el nacimiento de la llamada física clásica. En dicho siglo se enuncio la teoría acerca del magnetismo terrestre (W. I Gilbert, 1544-1603), se establecieron las bases de la dinámica y se formularon las leyes de la caída de los cuerpos debidas a G. Galilei (1564-1642).

Asimismo, I. Newton (1642-1727) estableció el concepto de e masa y formuló la teoría de la gravitación universal (1682) de en su obra Philosophiae Naturalis Principia Mathematica. Además, creó el  formalismo necesario para su tratamiento matemático (cálculo la de fluxiones) y demostró la validez de las leyes del movimiento de los planetas obtenidas empíricamente por J. Kepler (1571-1630).

Ch. Huygens (1629-1695) dedujo el teorema de la energía de cinética y aplico los estudios de G. Galilei sobre el péndulo a la regulación de los relojes. Los trabajos de P. Gassendi (1592-1655) y R. Boyle (1627-1691) reavivaron la teoría atómica de la materia y permitieron el reconocimiento de la existencia tanto del vacío como de la atmósfera.

(E. Torricelli, 1608-1847; B. Pascal. 1623-1662, y O. von Guerricke, 1602-1686). Igualmente, el desarrollo de la estética y la dinámica recibió un fuerte empuje por parte de S. Stevin (1548-1620), así como el de la óptica (Ch. Huygens; R. Descartes, 1596-1650, y W. Snell, 1591-1626).

La teoría del calor fue desarrollada por D. G. Fahrenheit (1686-1736), que lo definió la temperatura, y A. Celsius (1701-1744), creando ambos escalas para medirla.

Además, la termodinámica experimentó un desarrollo espectacular con la formulación del 2° principio en 1824 por S. Carnot (1796-1832), y la del 1° en 1842 por R. Mayer (1814-1878).

A este proceso contribuye, asimismo, R. Clausius (1822-1888) con la creación del concepto de entropía. Finalmente L. Boltzmann (1844-1906) formularia la mecánica estadística.

En el siglo XVIII se produjo un especial desarrollo, como continuación de los trabajos de I. Newton de la mecánica clásica. Además, la electricidad, que hasta entonces no había pasado de ser un objeto de exhibición, experimenté un enorme desarrollo gracias a los trabajos de Ch. A. Coulomb (1736-1806), que serán completados en el siglo XIX por los de Ch. Oersted (1777-1851), G. S. Ohm (1787-1854), A. M. Ampere (1775-1836) y M. Faraday (17914867).

Finalmente, la confirmación de la teoría ondulatoria de la luz por parte de T. Young (1773-1829) y A. J. Fresnel (1788-1827) dio lugar a que J. C. Maxwell (18314879) unificara, en 1865 la electricidad y el magnetismo mediante la formulación de una teoría electromagnética de la luz que seria confirmada experimentalmente, en 1887, por H. R. Hertz (18574894).

Publicado en Ciencias naturales y física