Galileo Galilei

Matemático, físico y astrónomo italiano, nacido en Pisa el 15 de febrero de 1564. Fue el mayor de sus hermanos y estudió en la Universidad de Pisa. Galileo se concentró en las matemáticas, que aplicó a los fenómenos de la naturaleza, pero su interés también abarcó temas de filosofía, medicina, literatura, pintura y música. En Padua, Galileo inventó un ‘compás’ de cálculo que resolvía problemas prácticos de matemáticas.

De la física especulativa pasó a dedicarse a las mediciones precisas, descubrió las leyes de la caída de los cuerpos y de la trayectoria parabólica de los proyectiles, estudió y escribió Del movimiento del péndulo e investigó la mecánica y la resistencia de los materiales.

Entre 1529 y 1610 se encargó de la cátedra de Matemáticas de la Universidad de Padua. Estableció el principio de conservación de la energía, si bien Galileo no construyo el telescopio, lo perfeccionó y lo enfocó hacia las estrellas, con lo que inició un nuevo sistema de observación astronómica.

Así pudo estudiar las fases de Venus, descubrió las manchas solares, estudió sus movimientos y llegó a la conclusión de que el Sol es un cuerpo esférico que gira sobre sí mismo. La Inquisición lo llamó a Roma con la intención de procesarlo por sospecha grave de herejía.

En 1624 Galileo empezó a escribir un libro que quiso titular Diálogo sobre las mareas, en el que abordaba las hipótesis de Tolomeo y Copérnico respecto a este fenómeno.

En 1630 el libro obtuvo la licencia de los censores de la Iglesia católica de Roma, pero le cambiaron el título por Diálogo sobre los sistemas máximos, publicado en Florencia en 1632.

A pesar de haber obtenido dos licencias oficiales, Galileo fue llamado a Roma por la Inquisición a fin de procesarle bajo la acusación de “sospecha grave de herejía”.

Este cargo se basaba en un informe según el cual se le había prohibido en 1616 hablar o escribir sobre el sistema de Copérnico. El cardenal Belarmino había muerto, pero Galileo facilitó un certificado con la firma del cardenal, según el cual no sufriría en el futuro ninguna otra restricción que no fueran las que para todo católico romano contenía un edicto de 1616.

Este escrito no pudo ser rebatido por ningún documento, pero Galileo fue obligado a abjurar en 1633 y se le condenó a prisión perpetua (condena que le fue conmutada por arresto domiciliario).

Murió en su ciudad natal el 8 de enero de 1642.

Publicado en Biografías