Grado de integración vertical

Una empresa debe decidir hacia donde quiere dirigir su expansión, es decir, que nivel o grado de integración pretende o le conviene tener, esto, por supuesto, está en función de su entorno, si suponemos que un proveedor no es confiable para los planes con que se tienen, es probable que la decisión sea adquirir a ese proveedor o bien invertir para solucionar internamente el componente que este proveedor nos proporciona, este caso se conoce como integración hacia atrás.

Las situaciones típicas de este tipo son las de comprar o fabricar, si por el contrario se desea un mayor control sobre los canales de distribución se conoce como integración, hacia delante, en la actualidad es común que las empresas estén evaluando proyectos de cualquiera de estos tipos llegando inclusive a dejar de producir algún componente, pero sin descuidar las partes fundamentales de su producto o servicio, para así concentrarse en lo que es la parte medular de su producto o servicio.

Fuente: Apuntes de Operaciones II de la FCA de la UNAM

Publicado en Operaciones

Suscríbete:

who's online