Joseph Juran

Joseph Juran enfatizó la importancia de desarrollar un hábito de hacer mejoras anuales en la calidad y reducciones anuales en costos relacionados con ello, Juran definió un adelanto tecnológico como el logro de cualquier mejora que pone a la organización en niveles de desempeño sin precedentes.

Los adelantos tecnológicos atacan perdidas crónicas o, en la terminología Deming, causas comunes de variaciones.

Todos los adelantos tecnológicos siguen una secuencia de sentido común de descubrimiento, organización y diagnóstico, acción correctiva y control.

Esta “secuencia de adelanto tecnológico” se encuentran contenidas en una serie de 6 videocasetes/libros de trabajo tituladas Juran on Quality Improvement, que se resumen a continuación.

1. Prueba de la necesidad: los gerentes, especialmente los generales, necesitan estar convencidos de que las mejoras en calidad son simplemente buena economía.

A través de la recolección de datos, la información sobre la mala calidad, la baja productividad o el servicio defectuoso pueden traducirse al lenguaje del dinero, para justificar una solicitud de recursos para implementar un programa de mejora de la calidad.

2. Identificación del proyecto: todos los adelantos tecnológicos se consiguen proyecto por proyecto, de ninguna otra manera. Al enfocar un procedimiento de proyecto, la gerencia abre un foro para convertir una atmósfera de defensa o culpa en una de acción constructiva.

La participación en un proyecto incrementa la probabilidad de que el participante actuará sobre los resultados.

3. Organización del adelanto tecnológico: la organización para la mejora requiere una responsabilidad clara de guía del proyecto.

La responsabilidad del proyecto puede ser tan amplia como toda la división con estructuras formales de comités, o tan estrecha como un pequeño grupo de trabajadores de una operación de producción.

Estos grupos proporcionan la definición y el acuerdo respecto a los objetivos específicos de proyecto, la autoridad para llevar a cabo experimentos y las estrategias de implementación.

La trayectoria del problema hacia la solución se forma en dos recorridos: uno del síntoma a la causa (el recorrido del diagnostico) y el otro de la causa al remedio (el recorrido del remedio), y deben efectuarse por individuos distintos, con habilidades apropiadas.

4. Recorrido de diagnostico: En esta etapa se necesitan los que diagnostican, hábiles en la recolección de datos, en las estadísticas y en otras herramientas de solución de problemas.

Algunos proyectos requerirán expertos especializados de tiempo completo, en tanto que otros pueden realizarse con la fuerza de trabajo. Problemas controlables por la gerencia y por los operadores requieren métodos de diagnóstico y remedios distintos.

5. Recorrido de remedios: Consiste de tres fases: la selección de una alternativa que optimice el costo total (similar a uno de los puntos de Deming), la implementación de acción de remedio y el trato con la resistencia al cambio.

6. Conservación de las ganancias: Este paso final involucra el establecimiento de nuevas normas y procedimientos, de capacitación de la fuerza de trabajo y de instituir controles para asegurar que con el paso del tiempo este adelanto tecnológico no se pierda.

Fuente: Apuntes de Operaciones II de la FCA de la UNAM

Publicado en Operaciones

Suscríbete:

who's online