La creación del virreinato

Virrey significa etimológicamente “en lugar del rey”. El funcionario designado debía hacer las veces de soberano, siempre en función de la voluntad de éste. La creación del virreinato fue una medida consecuente en la política de afianzamiento del poder real. En abril de 1535, el rey Carlos I, nombró a Antonio de Mendoza como titular del primer virreinato instituido en la Nueva España. Éste era miembro de una familia perteneciente a la más alta nobleza castellana.

A finales de septiembre del mismo año desembarcó en el puerto de Veracruz, donde pasó a la capital para dar inicio a su gestión.

Se le encomendaba continuar con algunas tareas que ya se venían realizando:

– Completar un censo de población.
– Regular el tributo que pagaban los indios.

Se le instruyó sobre la concesión de encomiendas, los trabajos de evangelización y el trato que debía de darse a los nativos.

Las funciones que ejercieron los virreyes, se relacionaban prácticamente con todos los aspectos de la administración colonial, además de que debían mantener informado al rey de lo que pasaba en la Nueva España:

Puestos que debía ejercer el virrey:

– Jefe supremo de la administración.
– Capitán general.
Gobernador de la Nueva España.
Presidente de la Audiencia de México.
Vicepatronato de la Iglesia.
– Superintendente de la Real Hacienda.

Funciones que debía ejercer el virrey

– Nombraba a las autoridades regionales.
– Otorgaba mercedes de tierras como recompensa por servicios prestados.
– Hacía construir obras públicas.
– Ejecutaba las acciones de la Real Audiencia.
– Vigilaba la cobranza de las rentas reales.
– Ordenaba la acuñación de moneda.
– Tenía el mando supremo del ejército.

La Audiencia de México cumplía con una doble función:

– Se constituyó como la máxima instancia judicial de la Nueva España.
– Actuó como un cuerpo asesor del virrey en asuntos administrativos y militares.

Estaba compuesta por el virrey (presidente), ocho oidores, cuatro alcaldes de crimen, dos fiscales, un alguacil mayor, un teniente de canciller, un escribano de cámara y varios relatores. En cuanto a la administración de justicia, se trataban separadamente los asuntos de orden civil y los de orden penal.

Antonio de Mendoza perduró durante quince años, lo que hace de su periodo administrativo el más largo de toda la época colonial. Entre algunos virreyes del siglo XVI, encontramos a Luis de Velasco, Gastón de Peralta, Martín Enríquez de Almanza y Lorenzo Suárez de Mendoza, entre otros.