La importancia de la química

¿Alguna vez te has preguntado por qué los alimentos que se conservan fríos retardan su descomposición, y cómo nuestro cuerpo utiliza los alimentos para vivir? ¿Por qué una pila genera electricidad? ¿A qué se debe el color verde de las plantas? ¿Qué mantiene unido a los elementos en un compuesto? La química responde a estas y muchas otras preguntas similares.

Del egipcio keme “tierra”, la química es la ciencia que se encarga del estudio de la estructura, las propiedades, la composición y la transformación de la materia. Es posible considerar a la química de hoy como una actualización o una forma evolucionada de la antigua alquimia.

Pero ¿por qué estudiar química?

La química tiene un gran impacto en todas nuestras actividades de la vida diaria. La química es el centro de múltiples cuestiones de interés público, protección y mejoramiento del medio ambiente, elaboración de medicinas más eficientes, aumento en la producción de alimentos mediante uso de plaguicidas y fertilizantes, síntesis de plásticos y diversos materiales, fabricación y mejoramiento de componentes electrónicos. Por lo tanto, es importante definir algunos conceptos que nos permitan comprender esta ciencia.

Materia y su clasificación

La composición de la materia se relaciona con el tipo de elementos que contiene, la estructura de la materia tiene que ver con la forma en que se acomodan los átomos de estos elementos. Una propiedad es cualquier característica que confiere a una muestra de materia su identidad única. Como otras ramas de la ciencia, la química utiliza el método científico, una serie de actividades que implican observaciones, experimentos y que culmina con la formulación de leyes naturales y teorías para explicar y predecir los fenómenos naturales.

Materia, es todo aquello que ocupa un lugar en el espacio, tiene masa y posee inercia. Una muestra de materia puede ser un gas, un sólido, un líquido o un plasma; estas cuatro formas se conocen como estados de la materia y difieren en algunas de sus propiedades observables más sencillas.

Hay dos tipos de sustancias puras: elementos y compuestos. Cada elemento tiene solamente una clase de átomos y se representa con un símbolo químico en una o dos letras. Los compuestos están formados por dos o más elementos unidos químicamente. La mayor parte de la materia consiste en una mezcla de sustancias. Las mezclas tienen composiciones variables y puede ser homogéneas o heterogéneas. Las mezclas homogéneas se conocen como disoluciones cuya composición y propiedades son uniformes en cualquier parte de una muestra determinada, y las mezclas heterogéneas sus componentes se separan en zonas diferenciadas.

Cada sustancia tiene un conjunto único de propiedades físicas y químicas que pueden utilizarse para identificarlas. Durante un cambio físico, la materia no modifica su composición, por lo tanto, los cambios de estado son cambios físicos. En un cambio químico, una sustancia se transforma en otra químicamente diferente.

Las propiedades intensivas son independientes de la cantidad de materia analizada y sirven para identificar sustancias. Las propiedades extensivas se relacionan con la cantidad de sustancia presente.

Publicado en Ciencias naturales y física