La venta de conocimientos

El valor de la ciencia: ¿cultural o técnico –científico? Esta simple constatación de hechos no es ni pesimista ni optimista: el oscurecimiento del mundo, la huida de los dioses, la destrucción de la tierra, la masificación del hombre, el odio que desconfía de cualquier acto creador y libre han alcanzado en toda la Tierra una dimensión tal que categorías pueriles como pesimismo u optimismo se han vuelto ridículas desde hace tiempo.

Es la comprobación de la disolución de poderes espirituales que da lugar a la mera aplicación de sentencias y conocimientos a un universo sin profundidad, donde todo se sitúa en el mismo plano, el dominio de un saber convertido sólo en lo que algunos pueden aprender, lo siempre idéntico e indiferente, hasta tal punto que lo cuantitativo se transformó en una cualidad peculiar.

Este oscurecimiento universal es disolución, consunción, represión y falsa representación del espíritu: falsificado en forma de inteligencia, a la inteligencia como herramienta útil, y a ésta junto a lo que es susceptible de ser producido como el territorio de la cultura.

Heidegger ve en 1933, dos concepciones divergentes de la ciencia:, la que se considera como “saber técnico- profesional práctico”, y la que se entiende como valor cultural. Sólo se diferencian en el hecho que la concepción teórico- práctica de la ciencia en tanto saber profesional, aún puede atribuirse el privilegio de una situación clara y consecuente de la situación actual, mientras que la otra trata de encubrir la impotencia del espíritu mediante una inconsciente tendencia hacia la mentira.

Pero la ausencia de espiritualidad, en su confusión, finalmente, tiene lugar en el valor cultural como en la interpretación técnico- científica de la ciencia. El fundamento esencial de la ciencia, había dicho Heidegger en 1929, ha sido trágicamente sustituido sustituido por las unidades administrativas en las universidades, y sobre todo, por la finalidad práctica de sus disciplinas.”

Fuente: Teoría del conocimiento de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Teoría del conocimiento

Suscríbete:

who's online