Lagrima

Lágrima, líquido que se produce en las glándulas lagrimales o carúnculas lagrimales, las cuales se encuentran por encima del rabillo interior de cada ojo. Este líquido lubrica los ojos y los protege frente a sustancias extrañas y frente a infecciones.

La protección contra infecciones se produce porque las lágrimas contienen sales y lisozima, una enzima que destruye las bacterias.

Durante el flujo normal, las lágrimas limpian de forma constante el interior del ojo y se reúnen en la comisura interna del párpado, en el llamado lago lacrimal, desde donde drenan a través de dos pequeños conductos lacrimales que convergen en el saco lagrimal; desde allí, las lágrimas pasan por el conducto nasolagrimal hasta el meato inferior situado en las fosas nasales.

Cuando el flujo de lágrimas es abundante, como ocurre en los casos en que se produce irritación, el exceso de líquido que no puede ser recogido por los conductos lacrimales rebosa por los párpados, arrastrando los cuerpos extraños demasiado grandes para atravesar los conductos lacrimales.

Composición de la lágrima

– Agua (98,3%).
– Glucosa. En condiciones patológicas la proporción es parecida a la del plasma sanguíneo.
Proteínas: Albúmina, globulina y lisozima (que tiene capacidad antimicrobiana). La cantidad de proteínas disminuye ante una inflamación, lagrimeo continuo, etc.
– Sodio y potasio.

Publicado en Ciencias naturales y física