Las concepciones del mundo

El conocimiento científico cambia las concepciones del mundo. A partir de cómo el hombre se percibe con relación a los objetos y a otros sujetos, establece concepciones y teorías que las sustenten.

Tal es el caso de la Teoría geocéntrica que enuncia que la Tierra en el centro del universo y los planetas, incluido el Sol, giran alrededor de ella.

Esta teoría fue formulada por Aristóteles y mantenida hasta el siglo XVI, aunque fue completada por Claudio Ptolomeo en el siglo II en su obra El Almagesto, introduciendo los llamados epiciclos y deferentes. Fue reemplazada por la teoría heliocéntrica.

La Teoría heliocéntrica fue propuesta por Nicolás Copérnico, uno de los astrónomos más importantes de la Historia, con la publicación en 1543 del libro De Revolutionibus, en el cual afirmó que la Tierra y los demás planetas giraban en torno a un Sol estacionario.

Esta publicación marcó el comienzo de una revolución en astronomía al indicar la falsedad de la teoría geocéntrica. Copérnico adoptó la idea de una Tierra en movimiento para resolver el problema planetario que, según opinaba, no estaba satisfactoriamente resuelto.

En el sistema heliocéntrico resultaba mucho más sencillo realizar el cálculo correcto de las posiciones planetarias, y por ello Copérnico no dudó en romper con una tradición de más de 2000 años de una Tierra en reposo. El heliocentrismo ya había sido descrito en la antigüedad por Aristarco de Samos, quien se había basado en medidas sencillas de la distancia de la Tierra al Sol que determinaban un tamaño del Sol mucho mayor que el de nuestro planeta. Por esta razón Aristarco propuso que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol y no a la inversa.

Fuente: Teoría del conocimiento de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Teoría del conocimiento

Suscríbete:

who's online