Los mínimos de una imagen

“¿Dos megas son suficientes?”: Esta es la típica pregunta de una persona que no anda muy ducha en el tema de la impresión digital y necesita saber si un archivo es lo bastante bueno para ser impreso.

El error básico que se esconde tras esta pregunta es confundir la cantidad de píxeles que tiene una imagen (su peso) con los requisitos imprescindibles para tener la calidad necesaria. De forma extremadamente resumida, esos requisitos son:

1. Que el original no digital (si existía) fuera lo bastante bueno de por sí para que la imagen fuera suficiente. Los detalles de este punto están más allá del tema de esta página.

2. Que se haya digitalizado en un aparato lo bastante bueno. Dicho de otro modo: El escáner de tu casa no basta para un trabajo destinado a la impresión profesional, aunque en tu monitor se vea bien.

Si no eres un profesional del escaneado (y, no te engañes, si lo fueras no estarías leyendo estas líneas), lo mejor es que recurras a los servicios de un buen servicio de escaneado.

La calidad suele compensar el precio (cuando se trata de buenos originales, claro). Lo demás vale simplemente como imágenes de referencia para maquetar o similares (en inglés: FPO – for position only –) .

3. Que el operador del escáner fuera lo bastante profesional como para obtener un buen escaneado. Explicar porqué es innecesario.

4. Que tú no te hayas dedicado a mejorar la imagen hasta dejarla más allá de toda esperanza. El tratamiento digital de imágenes es una técnica laboriosa que requiere un aprendizaje paciente.

No te fíes de los resultados espectaculares que conseguirás a los pocos ensayos. Las buenas noticias son que la paciencia en el aprendizaje se ve siempre recompensada por una notable mejora en la calidad.

5. Que seas una persona prudente y previsora. Pregunta a tu impresor o a tu cliente los datos necesarios (lineatura, resolución usual, tamaños de imagen, tipo de flujo de trabajo – RGB con gestión de color, CMYK puro y duro, etc…–).

Si hiciste un escaneado de calidad, y luego retocaste el original, adjunta ese escaneado o el original con una indicación de lo que es. Adjunta también una prueba impresa de lo que quieres y haz las anotaciones necesarias (concisas y claras, no seas ambiguo).

Puede que la fotomecánica (por un módico precio) consiga hacer lo que tu querías y no tuviste la capacidad de lograr.

6. Que preguntes, preguntes, preguntes. Lo que te dejes en el tintero ahí se quedará para la próxima vez (y toma notas, que escribir no daña).

Fuente: Apunte de Organización de presentaciones y exhibiciones de la U de Londres

Publicado en Organización de exhibiciones y presentaciones

Suscríbete:

who's online