Los retos actuales del financiamiento

Las alternativas de financiamiento, aunque en la actualidad no son muchas debido a los fenómenos de la inflación y devaluación, requieren de un buen análisis para ser aplicados de la manera más conveniente.

Debe existir un equilibrio financiero entre recursos internos y externos, ya que es una cuestión de vital importancia en una empresa.

En donde las relaciones entre pasivo y capital óptimo dependen de cada empresa según su propia naturaleza, así mismo, la proporción de pasivos a corto, mediano y largo plazo son tareas por analizar en cada empresa.

Entorno financiero

En nuestro medio financiero donde factores importantes han influido de una manera determinante en la economía de las empresas y del país en general, un factor importante es la inflación que incide en toda la estructura y problemática financiera de las entidades empresariales.

Aún en el caso de actualizar costos y resultados, así como lo hacen las autoridades hacendarias. En este sentido el sistema fiscal en materia de impuestos sobre la renta suele ser inflacionario, ya que por lo general se estructura con fundamento en el establecimiento de rangos de utilidad sujetos a porcentajes crecientes de impuestos.

Por esto, a medida que la inflación incrementa las cifras base de utilidad neta gravable son crecientes en su expresión nominal, a pesar de la referida actualización de los elementos de ingreso y costo que la integran, las empresas caen en forma automática en un rango impositivo mayor, a pesar de que el valor equivalente de su nueva utilidad no siempre sea superior (con frecuencia resulta inferior) que la considerada originalmente.

Con todo la función financiera fundamental de la empresa, como ya se mencionó, es allegarse de fondos suficientes para hacer funcionar los distintos campos de su actividad y que estos, a su vez generen utilidades que finalmente, a través de sus ciclos financieros se transformen en efectivo en los volúmenes adecuados, a fin de proporcionar la liquidez necesaria para su ágil operación.

Además, la velocidad con que se transforme nuevamente el dinero en bienes y servicios, y estos en dinero, optimizará en términos generales la redituabilidad de la inversión.

Un problema grave a que se enfrenta la administración de las empresas es contar con una buena información actualizada que les permitan administrar y tomar decisiones adecuadas al momento.

En cuanto a la medida de liquidez, la más usual es conocer el margen de seguridad que la empresa mantiene para cubrir las fluctuaciones en el flujo de efectivo del ciclo financiero a corto plazo, obteniendo la relación que se tiene entre el activo circulante y el pasivo circulante, donde si el pasivo se invierte en activos que incrementan su valor en el proceso inflacionario, la empresa puede verse beneficiada por una llamada ganancia monetaria, pues mientras que los activos aumentan su valor, el pago del pasivo se efectúa con las mismas unidades de monedas recibidas.

Por lo que, en un ambiente inflacionario y devaluatorio, los préstamos en general se pagan a un costo muy elevado y la tasa de interés que se paga, debe comprender el costo del uso del dinero más la tasa inflacionaria.

Se debe considerar que no existe el incentivo especial que resultaba del hecho de que los intereses sobre los préstamos eran totalmente deducibles para fines fiscales, lo cual hace que el endeudarse sea menos atractivo; sobre todo cuando las tasas de interés están en constante aumento, aún adquiriendo bienes que suben de valor monetario dentro del proceso inflacionario.

Fuente: Apuntes de Administración de Pymes de la FCA de la UNAM

Publicado en Administración de pymes

Suscríbete:

who's online