Mahoma

Líder religioso árabe nacido en La Meca el año 570 de nuestra era, en el mes de Rabbí-el-awwal del calendario árabe, hijo de Abdulah y Amina, ambos pertenecientes al poderoso clan de los Banu Hashim de la tribu Quraysí. Seis meses antes de nacer, Mahoma quedó huérfano de padre; incapacitada por el pesar que le causaba tener que criar a su hijo, la madre lo entregó a una familia beduina para que cuidara de él.

El niño permaneció dos años con Halimah, su madre adoptiva. Amina murió cuando Mahoma tenía seis años, por lo que pasó a la custodia sucesiva de su abuelo y de su tío Abu Talib.

Éste se dedicaba al comercio caravanero, que pasó como oficio al joven Mahoma. A los 25 años se casó con la viuda Khadijah, una mujer de 40 años, dueña de un rebaño de camellos que incrementó el patrimonio de Mahoma, quien había alcanzado entre los suyos reputación de hombre sensato, imparcial y leal.

Hacia 610, cuando meditaba en una cueva del monte Hira, recibió una revelación. Luego, tras una pausa de tres años, y a partir de ese momento comenzó a anunciar la existencia de un Dios único (Alá) y que él, Mahoma, era su profeta.

Su esposa lo apoyó y fue la primera conversa al Islam (sumisión o Dios, en árabe). Pronto otros amigos y parientes aceptaron su guía, como Abu Bakr (futuro suegro y sucesor de Mahoma como cabeza del Islam).

Pero los vecinos de La Meca se opusieron a él: era el centro religioso donde, alrededor de la Caaba s veneraban los dioses tribales de toda Arabia y no pensaban destruir sus ídolos.

En 622 Mahoma y su familia tuvieron que refugiarse en la cercana ciudad de Yatrib (hoy Medina), donde él encontró aceptación y fue aclamado como líder; ese año se considera el 1 del calendario musulmán, marcado por la Héjira (o huida) a Medina. Allí Mahoma organizó un verdadero ejército con el cual ganó varias batallas y en 630 sitió La Meca y la conquistó.

A partir de entonces sería la nueva “ciudad santa” de los musulmanes. Viudo desde 6l9, Mahoma tomó varias esposas, entre ellas Aisha o Ayesha, hija de Abú Bakr, gracias a la cual se compiló el hadíth o tradición sobre la vida del profeta, quien transmitió sus enseñanzas en el Corán (Qur-án), libro sagrado del Islam.

Mahoma se sintió enfermo durante varios días y finalmente murió en los brazos de su esposa preferida, Aisha, el 8 de junio de 632 en Medina.