Mediciones de transferencia

Las herramientas para mediciones de transferencia que más se usan con micrómetros son el calibrador de pequeños agujeros y el calibrador telescópico. Estas herramientas se ajustan a la dimensión de la característica que se mide y a continuación se bloquean. Al ser retiradas, la marca que registran puede ser medida con exactitud con un micrómetro.

El calibrador de pequeños agujeros 

Los calibradores de pequeños agujeros,  están disponibles en juegos de cuatro calibradores en escala de 0.125 a 0.500 pulgadas (3.2 a 12.7 mm). Primero, el extremo de medir se inserta en el agujero y el extremo estriado se aprieta. El calibrador se quita cuando se siente suficiente resistencia entre la pieza de trabajo y el calibrador.

De nuevo, debe repetirse siempre esta operación. Para medir el calibrador se utiliza un micrómetro de exteriores. Cuando el roce entre el micrómetro y el calibrador se siente igual, puede tomarse la lectura.

El calibrador telescópico 

Los calibradores telescópicos. que aparecen en la siguiente figura  están disponibles en juegos de seis calibradores en escala de 0.312 a 6.000 pulg (7.9 a 152.4 mm).

Estos calibradores operan mediante puntos de contacto presionados por resortes que se expanden contra el interior de un agujero. La Posición de los contactos queda bloqueado al girar la tuerca de sujeción en el maneral del calibrador.

Con un calibrador telescópico, primero oprima los contactos con los dedos Cuando la distancia entre los contactos es ligeramente mayor que la abertura que se está midiendo, bloquee el calibrador. Ahora hay que aflojar la tuerca de sujeción.

Nunca se hunda el calibrador completamente ni se hagan chasquear los contactos al introducirlos en la pieza de trabajo porque esto puede dañar al calibrador y dar lugar a una medición inexacta. Cuando los contactos están presionando contra la pieza de trabajo, apriétese ligeramente la tuerca de sujeción.

Trátese de mover el calibrador a izquierda y derecha y de atrás a adelante. Si no se mueve, entonces el ca librador está posicionado apropiadamente; si se mueve, simplemente aflójese la tuerca de sujeción para permitir que los contactos se expandan.

Cuando ya no haya movimiento, apriétese la tuerca de sujeción y retírese con cuidado el calibrador. Debe haber una ligera resistencia al arrastre entre el calibrador y la pieza de trabajo. Una vez que el calibrador ha sido retirado, la medición se efectúa con un micrómetro utilizando el mismo proceso determinado para el calibrador de pequeños agujeros.

Nótese que se han hecho referencias importantes a la resistencia al arrastre entre la pieza de trabajo y la herramienta de medición. De nuevo, la resistencia al arrastre se considera como una “sensación” y es esencial al efectuar mediciones de precisión.

Cuando el lector llegue a ser un experto en la realización de mediciones, habrá desarrollado esta sensibilidad. Como ayuda para aprender cuál es la presión correcta, háganse varias mediciones utilizando el trinquete de paro o el dedal de fricción, para notar la cantidad de presión entre el micrómetro y la pieza de trabajo.

Enseguida, trátese de reproducir esta presión sin el dedal de fricción ni el trinquete de paro. Cuando las presiones se igualen, el lector está en vías de desarrollar su sensibilidad.

Fuente: Apuntes de Metrología de la UNIDEG

Publicado en Metrología

Suscríbete:

who's online