Modelos anatómicos

El desarrollo de los modelos anatómicos es un tema adjunto al de la estructura del hombre. Los modelos anatómicos se diseñan con fin de solucionar los problemas concernientes a las características del producto y del lugar de trabajo. Los que se dedican a la investigación de la ingeniería humana han creado muchos y muy diversos modelos fisiológicos. Tanto los hombres como las mujeres tienen distintas formas y dimensiones, por lo que es necesario, en ocasiones, estudiar sus características relevantes con respecto a los objetivos que tenga el diseño del sistema.

Por ejemplo consideremos el problema de diseño relativo concerniente a las orientaciones de auricular y micrófono del teléfono y la distancia que debe haber entre uno y otro; se pueden determinar los requisitos de una distribución representativa de los individuos, probablemente, un diseño basado en datos estadísticos sobre esas dimensiones satisfaría los requisitos mínimos de la mayoría de los usuarios potenciales de este producto. En la siguiente figura, si sabemos que la relación ideal para un niño no podría resultar, al mismo tiempo, ideal para un adulto, se considerarán solamente los datos estadísticos que podrán resolverse el problema del diseño determinando cuáles son las distancias y orientaciones satisfactorias para los usuarios potenciales del teléfono, el diseño debe ser suficientemente satisfactorio para el mayor número de usuarios.

Para mencionar otro ejemplo, supongamos que un fabricante de zapatos desea reducir la gama de dimensiones de los mismos, que se suele exigir tradicionalmente, pero sin perder ventas, o bien que desea mantener el mismo nivel de variedad pero modificando los tamaños y formas de zapatos con el propósito de mejorar el nivel resultante de comodidad, incrementándose gracias a ello, las ventas; para conseguir este objetivo tendrá que obtener distribuciones estadísticas de las medidas de los pies, medidas capaces de reflejar las distintas características de la población de usuarios potenciales de zapatos, estas características deberán ser las que resultan relevantes para la comodidad de los usuarios; una vez especificado esto, el conjunto de dimensiones constituirá un modelo anatómico, las demás dimensiones deben ser irrelevantes para que el modelo pueda hacer caso omiso de ellas.

En la siguiente figura se muestra parte del ejemplo redactado anteriormente. La figura se refiere específicamente al diseño de un acelerador, en él se muestran el esfuerzo que el pie tiene que hacer para que el acelerador se ponga en marcha, en el dibujo también se muestran las medidas ideales que debe de tener.

Cualquiera que sea la determinación de las dimensiones relevantes constituye la primera fase de fabricación del modelo. La segunda fase consiste en obtener las medidas reales de una muestra representativa de la población. Generalmente cuando mayor sea la diversidad entre los posibles usuarios tanto menor será la satisfacción que pueda obtener un usuario concreto.

En las siguientes figuras se ven algunos modelos anatómicos que resultan muy interesantes por su amplitud y detalles. Las medidas que se representan en ellos son las representativas a partir de mezclas mixtas de hombres, mujeres y niños. Los modelos se conocen como Joe,  Josephine y Joe junior, utilizando modelos como estos y creando otros que puedan resultar necesarios, se podrían desarrollar productos que proporcionan una mayor satisfacción para el usuario.

También se garantiza que el medio de trabajo va a ofrecer unas condiciones más satisfactorias. Para realizar estos trabajos no basta obtener los valores medios para poder adoptar las decisiones más oportunas, es necesario disponer de información adicional que describen la variaciones estadísticas de las cifras medias. Los modelos anatómicos son de suma importancia en el diseño de productos como ropa, equipo se seguridad, elementos controladores de las máquinas, entre otros.

Publicado en Antropometría

Suscríbete:

who's online