Observación de objetos físicos

Los fenómenos físicos pueden ser los sujetos del estudio de observación. La evidencia de rastros físicos es la marca visible de algún evento del pasado. Por ejemplo, el deterioro de los libros de una biblioteca indica en forma indirecta qué libros se leen en realidad (cuáles se usan con mayor frecuencia) cuando se solicitan.

Un ejemplo que ilustra cuan interesantes o reveladores pueden resultar los datos de una investigación por observación, es el realizado en los Estados Unidos con diferentes grupos étnicos.

Al observar la basura (aunque parezca raro) que se genera entre las familias de origen hispano se encontró que el alimento para bebés más popular es la calabaza, la cual representa al 38% de los vegetales que consumen los bebés hispanos.

Como contraste, en las familias anglosajonas, los chícharos constituyen el 29% de todos los vegetales consumidos por los bebés; la calabaza supera sólo a las espinacas, las cuales se encuentran en el último sitio.

Una situación de contraste tan marcado podría explicarse por el hecho de que la calabaza ha sido un alimento consumido en México y América Central durante más de 9000 años.

Otra investigación, también realizada en los Estados Unidos, revela que la selección de la basura de restaurantes de comida rápida revela que el alimento desperdiciado en restaurantes que venden pollo (sin contar los huesos) representa el 35% de todo el alimento comprado.

Este porcentaje es sustancialmente mayor que el 7% de alimento desperdiciado de los restaurantes de comida rápida que venden hamburguesas.

Lo que es más interesante de este estudio sobre la observación de la basura es la comparación entre los resultados de las encuestas de consumo de alimentos y el tipo de basura que generan los encuestados (la basura no miente).

Todo indica que las personas informan de manera consistente una cantidad menor en consumo de comida “chatarra” que la que en realidad consumen, y sí en cambio reportan en exceso su consumo de fruta y de refrescos dietéticos.

Aunque en México no se tienen datos muy confiables acerca del mismo fenómeno, sí es muy cierto que los consumos de comida chatarra son realmente más elevados día con día. La basura es aún más reveladora en Buenos Aires, Argentina.

La empresa de investigación “Dinámica de los Datos de la Basura” analiza los envases, los periódicos y otro tipo de basura que elimina esa ciudad.

Debido a que la basura se recolecta en Buenos Aires todos los días y las personas la eliminan por lo regular en bolsas pequeñas que tienen impresos los nombres de las tiendas de abarrotes, es posible recabar ciertos tipos de datos que no se obtienen en Estados Unidos o en otros países.

Los resultados son tan específicos que muestran la marca de refresco que se consumió con determinado alimento.

Un observador puede registrar datos de rastros físicos para descubrir cosas que un encuestado no podría recordar con exactitud.

Publicado en Elaboración y evaluación de proyectos

Suscríbete:

who's online