Partes de la gramática

Se llama oración gramatical y oración al enunciado que expresa un mensaje completo (Mónica está cansada. Este caballo ha corrido en los mejores hipódromos. Jorge padece leucemia) y está constituido por dos elementos formados por una o más palabras cada uno:

El sujeto, que es la persona, el animal o la cosa que experimenta (Mónica), realiza (este caballo) o padece (Jorge) la acción expresada en la oración.

El predicado, que es la acción experimentada por el sujeto (está cansada), que realiza (ha corrido varias carreras en los mejores hipódromos) o padece (leucemia).

Oraciones como las anteriores, en que se expresan el sujeto y el predicado, son oraciones bimembres, mientras que cuando se omite alguno de estos elementos, porque se sobreentiende, son oraciones unimembres (Fuimos de paseo. Un tequila, por favor).

Las oraciones cuyo sujeto se omite, porque se sobreentiende, son oraciones de sujeto elíptico (Salió de la casa), y aquéllas cuyo sujeto no se expresa ni se sobreentiende son oraciones impersonales (Llovía mucho).

Las oraciones que sólo tienen un verbo en forma personal son oraciones simples (Nuestros amigos llegaron tarde a la cita), y las que tienen dos o más verbos en forma personal son oraciones compuestas (Nuestros amigos llegaron tarde a la cita porque había un accidente y no pudieron pasar).

El sintagma del sujeto es un sintagma nominal constituido por la palabra o palabras que funcionan como sujeto de una oración; está formado por el núcleo, solo o acompañado de algún determinante y, a veces, por complementos del sujeto.

El núcleo del sintagma nominal puede estar formado sólo por un nombre (Raúl trabaja mucho), un pronombre (Nosotros cantamos en el coro de la iglesia), cualquier palabra sustantivada (Estudiar es necesario), o ir acompañado de modificadores, que pueden ser determinantes (El perro ladra mucho por las noches) o adyacentes de distintas clases: adjetivos (Este perro negro ladra mucho por las noches), otros sintagmas nominales (el hermano Javier canta en un coro) o preposicionales (El hermano de Félix también canta) e, incluso, de proposiciones de relativo (El perro que ladra es negro)

Los complementos del sujeto son palabras que acompañan al núcleo para precisar su significación. Esta función pueden desempeñarla otros sintagmas cuyo núcleo sea un adjetivo, acompañado o no de un adverbio, y colocado delante o detrás del núcleo (Un chico muy joven salió de la casa) o un nombre, acompañado o no de determinantes y adjetivos, y unido al núcleo por una preposición (Un chico muy joven de pelo negro salió de la casa).

El sintagma del predicado de una oración está constituido por la palabra o palabras que funcionan como predicado; puede aparecer en cualquier lugar de la misma y se clasifica en nominal y verbal.

Una oración tiene predicado nominal o atributo cuando el núcleo es un nombre o un adjetivo, acompañado o no, de algún determinante o adverbio y unido al grupo del sujeto por un verbo copulativo (ser, estar o, a veces, parecer: Ángel es su médico. El niño está enfermo. Lupe parece muy lista). También pueden funcionar como atributo un pronombre (Mi casa es aquella) un infinitivo (Querer es poder) un adverbio (Eso no es así), un sintagma preposicional (Lucía es de México) o una proposición (Pepe está que trina).

El complemento del predicado nominal puede ser un adjetivo, acompañado o no de un adverbio, colocado delante o detrás del núcleo (Ángel es su mejor médico) o un nombre, que puede llevar delante, unido al núcleo por una preposición (La especialidad de la casa eran las costillas de buey al carbón).

Una oración tiene predicado verbal cuando el núcleo del predicado verbal es un verbo (María vino ayer. Andrés está en casa) o una perífrasis verbal (Ana y Luis van hablando por la calle) y puede ir acompañado de distintos complementos:

El complemento u objeto directo, que completa la significación de un verbo transitivo y va unido al verbo por la preposición a, cuando se trata de una persona o cosa personificada (Mi madre llamó a Rita), o sin preposición, en el caso contrario (Andrea escribe una carta). Para identificarlo plenamente, se usa la voz pasiva (Rita fue llamada por mi madre. Una carta escrita para Andrea). Se puede sustituir con los artículos lo (masculino: escribe un mensaje: lo escribe) y la (femenino: Llama a Andrea: la llama)

El complemento u objeto indirecto, que indica que lleva delante las reposiciones a o para (Andrea escribe una carta a Juan) y puede ser sustituido por un pronombre (Andrea le escribe una carta).

El complemento circunstancial, que denota las circunstancias en que se realiza la acción verbal y puede ser de lugar (íbamos por la calle), de tiempo (Iremos esta tarde / por la mañanade modo (Miró a Raúl atentamente / con calma … ); de compañía (Iremos con María.), de instrumento (Lo clavó con un martillo), de materia (Hizo un muñeco de cartón), de origen (Salió de Guadalajara), etcétera.

El suplemento, que es un sintagma preposicional que, sin ser complemento directo o indirecto, no puede suprimirse sin alterar el significado del predicado (No me acuerdo de su nombre).

El complemento agente, que indica quién realiza la acción verbal en las oraciones pasivas y lleva la preposición por y, a veces, de (América fue descubierta por Colón. Es conocido de todos).

Además de la función de sujeto, el sintagma nominal puede realizar en la oración las funciones de vocativo (No te preocupes, Luis), atributo (María es maestra) y complemento de un nombre (Me gusta la tarta de chocolate) de un verbo (Juan escribe cartas todos los días), de un adjetivo (Estaban locos de alegría) o de un adverbio (Se subió encima de la mesa). En cambio, el sintagma verbal sólo puede desempeñar en la oración la función de predicado (Marta está triste. El carpintero terminó su trabajo. Vamos a compra un televisor).

Fuente: Apunte de Comunicación escrita de la U de Londres.

Publicado en Comunicación escrita

Suscríbete:

who's online