Partida doble

La teoría de la partida doble (que se origina, a finales del siglo XIV, con Luca Paccioli) está relacionada con el principio de causalidad, el cual establece que toda causa tiene un efecto.

Por ejemplo, si nos ubicamos en cualquier tipo de entidad y consideramos las operaciones que ésta lleva a cabo según su propia actividad, observaremos que la mayoría de sus operaciones impactarán su situación financiera, pues el saldo de alguna de las cuentas que conforman sus estados financieros será modificado.

Este efecto siempre se identificará contablemente de manera doble; es decir, se afectará al menos dos rubros o cuentas: en una se reconocerá la causa de la operación; en la otra, el efecto de la misma. Toda transacción financiera (operación que realiza la empresa y modifica su situación financiera) implica una acción (comprar o vender) que a su vez produce una reacción (pagar o cobrar).

El conjunto de operaciones que realiza una entidad implicará, precisamente, una acción-reacción que debe anotarse contablemente por medio de cargos y abonos considerando la partida doble. El registro de dichas operaciones deberá considerar los efectos que producen las operaciones en los diferentes elementos del Balance General a fin de afectar el rubro indicado, cuidando que siempre subsista la igualdad entre el activo y la suma de pasivo y capital.

Esta igualdad es el fundamento de la ecuación básica contable: activo igual a pasivo más capital (A=P+C). Sin embargo, al registrar una operación no hay que pretender buscar la partida doble o la igualdad de cargos y abonos, sino el adecuado manejo contable de la operación en cuanto a la afectación de las cuentas que correspondan, ya que la partida doble se presentará por sí misma.
La partida doble tiene su fundamento en el postulado básico de Dualidad económica. Dicha dualidad se integra de los recursos que tiene la entidad para efectuar sus actividades y las fuentes de éstos, que a su vez son la especificación de los derechos sobre los mismos recursos considerados en su conjunto.

Actualmente, algunos autores relacionan la partida doble con el origen y aplicación de recursos porque cada operación realizada por una entidad conlleva una causa que la motiva, así como un efecto o aplicación, resultado de dicha operación.

Es conveniente que consideres que el antecedente de la partida doble lo constituyen las reglas del cargo y del abono y que tanto partida doble como reglas de cargo y abono tienen relación con el registro de operaciones, que se efectúa mediante rubros o cuentas que están compuestas por el debe (aplicación) y el haber (origen, donde se efectúa el registro de cargos y abonos).
Las reglas por considerar denominadas de la partida doble o de cargo y del abono puedes comprenderlas a partir del siguiente esquema:

Debe (aplicación) Haber (origen)

CARGOS ABONOS

+ ACTIVO – ACTIVO
– PASIVO + PASIVO
– CAPITAL + CAPITAL

Fuente: Contaduría Básica I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Contabilidad

Suscríbete:

who's online