Pasos necesarios para la puesta a punto de máquina

También es importante reducir al mínimo la cantidad de entradas en máquina, pues los cambios de placa suponen mucho tiempo en comparación con el tiro.

Pasos del proceso de puesta de punto de máquina.

Ajuste de la placa

Con la finalidad de obtener el registro preciso en las diferentes tintas, es importante que las placas se insertan en la máquina correctamente.

Los pernos de fijación y las perforaciones de la placa facilitan el montaje. La inserción de la placa se suele hacer manualmente, pero las máquinas con sistemas de cambio automático de placa son cada vez más comunes.

Regulación del alimentador

El alimentador debe regularse de acuerdo al formato de el pliego. Además, debe alzar un solo pliego cada vez.

Registro de los pliegos

Es muy importante que cada pliego sea registrado exactamente antes de entrar en el cuerpo de impresión.

Este registro permitirá asegurar que la imagen se imprima en el mismo sitio a lo largo de todo el proceso, de modo que el producto final impreso sea lo más correcto posible.

Preconfiguración de los tornillos de tintero

Realizar cambios en el aspecto de la impresión a través del ajuste de los tornillos de tintero es un proceso relativamente ineficaz.

Por eso es tan importante que la configuración inicial se realice lo más minuciosamente posible.

Los tornillos de tintero se regulan manual o automáticamente, con la información proveniente del escáner de placas o del archivo digital original, base de la impresión.

Equilibrio agua-tinta

Es importante realizar el equilibrio agua-tinta de forma correcta. Un exceso de agua ocasiona un exceso de solución de mojado en la tinta, lo que a su vez puede dar lugar a puntos blancos en la impresión.

Por otro lado, un déficit de solución de mojado puede provocar un leve entintado en las áreas no impresoras, fenómeno conocido como dry up.

Registro

Cuando se imprime con varios colores es de suma importancia obtener el registro correcto, para asegurar que cada tinta se sitúe arriba o abajo, en correspondencia con las otras tintas, con la máxima precisión posible.

Lamentablemente, el formato de los pliegos de papel se altera al pasar por la máquina de impresión y al ser sometido a la presión de los cilindros. Por ello nunca se puede alcanzar un registro del 100 %.

Cobertura de tinta

La cantidad de tinta que se transfiere al papel se denomina cobertura de tinta.

Es importante que la cobertura de tinta sea correcta. Un exceso de tinta ocasiona repintado y problemas de secado, y las imágenes pueden perder contraste en las áreas más oscuras.

Si la cobertura de tinta es demasiado baja, la imagen se decolora. La cobertura de tinta se mide con un densitómetro.

Si la cobertura es demasiado baja en un área específica, se debe cambiar la configuración básica solamente en esa zona, regulando la dosificación de tinta con los tornillos de tintero.

Si la cobertura de tinta de uno solo de los colores es demasiado baja, se puede producir una desviación de ese color en las imágenes.

Esta situación se define como equilibrio de color defectuoso.

El equilibrio de color se controla con las cartas de grises, cuyo color se altera cuando el equilibrio de color no es el correcto.

Consistencia de la prueba

La prueba final de preimpresión le debe dar al cliente una idea clara del aspecto final del producto impreso, por lo que es importante constatar que entre ambos existe la máxima similitud posible.

Por eso se suelen hacer ajustes finales en la impresión. Si la prueba y el trabajo de preimpresión fueron correctamente realizados, no será necesario hacer mayores ajustes para obtener un alto nivel de consistencia entre la prueba y el producto
Impreso.

Consistencia de prueba

Fuente: Apuntes de Tecnología de los Sistemas de Impresión de la U de Londres.

Publicado en Tecnología de los Sistemas de Impresión

Suscríbete:

who's online