Paul Cézanne

Pintor nacido el 19 de enero de 1839 en Aixen-Provence, Francia, como hijo de un acaudalado banquero. Abandonó los estudios de Derecho para dedicarse a las artes plásticas. A partir de 1862 se consagró definitivamente a la pintura en Paris y las obras de su primera etapa reflejan la influencia del pintor romántico Eugène Delacroix y de los de la generación más joven, en especial Gustave Courbet y Edouard Manet.

Alumno de Camile Pissarro, a través de él se acercó al grupo de los impresionistas, que lo rechazaron por el uso de un colorido intenso, cierto giro hacia la abstracción y la elección de temas violentos y fantásticos en sus cuadros.

A fines de la década de 1870 comenzó su llamada “fase constructiva” caracterizada por pinceladas bruscas que, agrupadas, transmiten una sensación de volumen.

En la década de 1890, de nuevo en AiX-en-Provence, exploró la geometría del espacio, el ritmo y la composición visual, concentrado en temas básicos como la naturaleza muerta, el estudio de bañistas y la figura masculina, la representación de objetos cotidianos de su casa y taller y el estudio del paisaje, especialmente del monte Santa Victoria.

En este último período muchos de sus cuadros ya se exhibían en Europa y su trabajo impactó a las vanguardias creativas en la vuelta de siglo, como el fauvismo, el cubismo, el sintetismo y el simbolismo, por lo que se le considera una figura de transición del impresionismo tardío al arte contemporáneo.

Entre sus piezas más destacadas están: Paisaje rocoso cerca de Aix, Badegón con naranjas, Ancíana Can rasarío, Las jugadores de Cartas, El estanque, La Casa del ahorcado, Bañístas, Mujer con Cafetera, Una moderna Olympia y Bodegón con cebollas, así como varios autorretratos. Falleció en su ciudad natal el 22 de octubre de l906.