Perspectiva de las finanzas personales

La depreciación cuenta cuando se compra un automóvil

Si usted entiende la forma en que la depreciación se relaciona con los precios de los automóviles, puede realizar un mejor negocio al adquirir su próximo automóvil.

El automóvil nuevo se deprecia, en promedio, en un 28 por ciento tan pronto como sale de la agencia. Así que, si usted desea un automóvil nuevo, pero no puede pagar su modelo preferido, considere la compra de un automóvil “casi nuevo” (con uno a dos años de antigüedad).

Gracias a la creciente popularidad del arrendamiento de automóviles a corto plazo, encontrará una buena dotación de automóviles usados de modelos antiguos con buen mantenimiento, y usted no tendrá que pagar la depreciación elevada en los primeros años.

La depreciación también juega un papel importante en los procesos de arrendamiento. Cuando usted arrienda un automóvil, el pago se basa en la cantidad que se acumula durante el tiempo de arrendamiento, por la depreciación que sufre el vehículo.

Para calcular el pago de su renta mensual, inicie con el costo del automóvil (el cual usted negocia como lo haría con la compra directa de un automóvil).

Después, reste el valor residual, el valor estimado (depreciado) del automóvil al final del periodo de arrendamiento, para obtener la depreciación.

Sus pagos por el arrendamiento total equivalen a la depreciación más un factor de interés. Por tanto, con un valor residual más alto, usted paga menor depreciación.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online