Planes, desarrollo y creación de estrategia

Retomando la teoría de la generatividad, existen cuatro competencias nucleares que encaminan a una persona al desarrollo de su potencial creativo. Estas son la captura, el reto, la ampliación y el entorno.

Actualmente, los psicólogos hacen una serie de recomendaciones para potenciar el proceso creativo. Sin embargo, la decisión y la aplicabilidad de una buena idea será algo que dependerá de nuestro fallo y del objetivo que pretendemos alcanzar.

En todo caso, una buena idea siempre será mucho más grande de lo que pensamos si se encuentra encaminada a resolver algo, como parte de una estrategia. Ya sea en función de nuestra propia vida o de la de los demás.

Robert Epstein hace algunas recomendaciones en su libro La Creatividad, para facultar las competencias nucleares.

Para la captura o preservación de nuevas ideas es conveniente llevar cuadernos de notas y grabadoras, así como encontrar el lugar y momentos oportunos para atesorarlas. Ya sea en la cama, en el baño o en el transporte público. Es importante aprender a soñar despierto y dormido, y a estar en un estado de alerta constante.

En cuanto al reto, es importante aprender a gestionar nuestros fracasos y aprender de ellos, ser analíticos, reflexivos y entusiastas. De igual forma enfrentarnos a nuevas situaciones y plantear otras formas de resolverlas. No ser deterministas al cien por ciento.

La ampliación de conocimientos y experiencias nos lleva al involucramiento en campos poco conocidos, comprendiendo que no siempre estamos obligados a obtener los mejores resultados de nuestro grupo de trabajo. Lo importante es la exposición a nuevas situaciones, como lo podrían ser leer, escuchar y visitar acerca de cosas que consideremos extrañas. Conocer lugares y personas ajenas a nuestra ideología y cultura.

El entorno se verá potencializado cada vez que incorporemos nuevos elementos a éste. Los cambios programados son interesantes desde una perspectiva operativa, así como el reacomodo de las cosas y la remodelación de los espacios.

En lo sucesivo, el resto del módulo comprenderá una serie de actividades de carácter psicológico, cuya finalidad es potenciar estas cuatro competencias. La intención no es ser el primero en resolver las cosas sino el enfrentamiento con las mismas. Estos juegos, cabe señalar, han sido propuestos, revisados y consensuados por el psicólogo estadounidense Robert Epstein, al cual he citado varias ocasiones.

Por otra parte, también realizaremos algunos ejercicios encaminados a la aplicabilidad de las ideas, no siempre apegados al contexto de la mercadotecnia, la publicidad o el diseño, como en los módulos anteriores, aunque sí a la función comunicativa, de tal modo que apremien el proceso de pensamiento.

Fuente: Apuntes de Creatividad Aplicada al Diseño de la Universidad de Londres

Publicado en Diseño gráfico

Suscríbete:

who's online