Polígrafo y pruebas de honestidad

El interés en el uso del polígrafo se ha extendido actualmente. Esta técnica permite una medida de confiabilidad en el comportamiento de la persona por medio del sometimiento a una situación experimental en la que se toman lecturas de los cambios fisiológicos del individuo, tales como sudoración, palpitaciones, alteraciones del ritmo cardiaco, respiración y otros; el interés primordial es inferir el manejo del estrés, la presión y el grado de honestidad de la persona examinada.

Su uso se ha extendido hacia la selección de candidatos que, inmersos en situaciones de considerable estrés también están, por sus funciones y responsabilidades del puesto, relacionados con situaciones tendientes a la corrupción.

Algunos ejemplos los encontramos en la selección de agentes federales, policías federales y custodios encargados del transporte de valores, etc.

Fuente: Recursos humanos I de la Facultad de contaduría y Administración de la UNAM.

Publicado en Recursos humanos

Suscríbete:

who's online