Por otros ajustes

Cuenta de caja

El saldo de caja representa la existencia en efectivo. Sin embargo, al terminar el ejercicio es necesario comprobar si en realidad dicho saldo corresponde al dinero que hay en caja. Para ello, es necesario practicar un arqueo de caja, el cual consiste en verificar físicamente que los comprobantes de gastos más el efectivo sumen la cantidad que se indica como saldo.

El arqueo puede presentar los siguientes casos:

SUPUESTOS
RESULTADO
Que coincida con el saldo de la cuenta de caja. No hay diferencia. No son necesarios.
Que sea menor al saldo de la cuenta de caja. La diferencia constituye un faltante. Es necesario hacer ajustes.
Que sea mayor que el saldo de la cuenta de caja. La diferencia constituye un sobrante. Es necesario hacer ajustes.

Debes considerar que el faltante puede tener su origen en operaciones no reportadas por el cajero o cantidades dispuestas por éste o pagadas de más. (si la cantidad es pequeña, puede considerarse como una pérdida, siempre y cuando así lo autorice la gerencia).

Entonces:

– Si el faltante es por operaciones no reportadas por el cajero, el valor del faltante se abona en la cuenta de caja y se carga en las cuentas que procedan en cada caso.
– Si el faltante es por cantidades dispuestas por el cajero o pagadas de más, el valor del faltante se abona en la cuenta de caja y se carga en la cuenta personal del cajero, quien tiene la obligación de pagar dicho faltante (deudores diversos).
– Cuando el valor del arqueo sea mayor al saldo de la cuenta de caja, el sobrante puede tener su origen en operaciones no reportadas por el cajero y cantidades cobradas de más por el cajero:
– Cuando hay sobrantes por operaciones no reportadas por el cajero, el valor del sobrante se carga en la cuenta de caja y se abona en las cuentas que correspondan en cada caso.
– Si el sobrante es por cantidades cobradas de más por el cajero, cuando no se determina el origen del sobrante, su valor debe considerarse como utilidad (otros productos).

Cuenta de bancos

Recuerda que la cuenta representa el valor del efectivo depositado en distintas instituciones bancarias. A veces, dicho saldo no coincide con el valor de los estados de cuenta de los bancos que manejan los fondos de la empresa. Esto se debe a varias circunstancias, entre las cuales podemos mencionar las siguientes:

SUPUESTOS
RESULTADO
Cheques expedidos aún no cobrados (en tránsito). Cuando el saldo de la cuenta de bancos no coincide con el valor de los estados de cuenta, no es necesario hacer ajustes, puesto que, al ser cobrados, el saldo se modificara y será el correcto.
Valores que el banco abona o aumenta en nuestra cuenta. Pueden provenir, entre otros, de intereses de inversiones a plazo fijo, bonificación improcedente de comisión cobrada por cheques devueltos por falta de fondos y bonificación de intereses por pago anticipado de préstamos. El valor de ellos se debe cargar en la cuenta de bancos y abonar en la de productos financieros.
Por prestación de servicios que el banco carga o descuenta de nuestra cuenta de cheques (comisiones). Puede ser por la cobranza de documentos, el manejo de la cuenta de cheques, comisión por cheques sin fondo, la impresión de chequeras especiales, el alquiler de cajas de seguridad, etcétera. El valor de ellos se debe cargar en la cuenta de gastos que corresponda y abonar en la de bancos. Si la prestación del servicio causa IVA, el valor de éste debe cargarse en la cuenta de IVA acreditable y abonar en la de bancos.

Ajuste de la cuenta de almacén

Recuerda que el saldo de esta cuenta constituye la existencia de mercancías. Dicho saldo no siempre coincide con el valor del inventario físico debido a varios motivos, entre los cuales hallamos las siguientes:

CAUSAS

– Mercancías en malas condiciones (rotas, maltratadas, pasadas, picadas, etcétera).
– Mermas de mercancías. Sucede cuando se despacha por peso o medida, también cuando la mercancía es susceptible de evaporarse (acetona)
– Faltantes de mercancías.
– Pérdida por siniestros. Lluvias, temblores, incendio, etcétera.

El asiento de ajuste necesario dependerá de la circunstancia que los origine, por ejemplo, si consideramos que es un faltante normal por merma lo registraremos así:

Cargo:
– Gastos de venta (cuando el faltante se justifique como normal).

Abono:
– En la cuenta de almacén (para dar salida a la mercancía que ya no existe o se encuentra en malas condiciones).

Asiento de ajuste

Si consideramos que el almacenista es el responsable del faltante lo registraremos de la siguiente forma:

Cargo:
– Deudores diversos (cuando se compruebe que el almacenista es el responsable).

Abono:
– En la cuenta de almacén (para dar salida a la mercancía que ya no existe o se encuentra en malas condiciones).

Fuente: Contaduría Básica I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Contabilidad

Suscríbete:

who's online