Proceso de impresión del offsent de pliegos

Solución de mojado

Para que la tinta no se adhiera a las áreas no impresoras de la placa, ésta se humedece con una delgada película de agua, mojándola antes de aplicar la tinta.

Pero la tensión superficial del agua no le permitiría cubrir de forma uniforme toda la superficie, pues en estado puro tiende a generar pequeñas gotas separadas; para evitarlo, se reduce la tensión superficial añadiendo alcohol.

Normalmente, para obtener las características deseadas, se añade entre un 8 y un 12 % de alcohol isopropílico a la solución de mojado. Para obtener una buena impresión, la tinta debe mezclarse con agua antes de ser aplicada a la placa.

Se forma una emulsión agua-tinta, una mezcla de pequeñas gotas de ambos líquidos, similar a la solución que se obtendría si se mezclase agua y aceite. Los valores del PH y la dureza de la solución de mojado deben ser los correctos.

Las aguas duras contienen diversas sales minerales que, en ciertas cantidades, pueden causar la separación de los pigmentos de las tintas.

Al disolverse, los pigmentos podrían mezclarse con el agua de la emulsión de las partes no impresoras, de modo que éstas se volviesen en parte impresoras.

Este fenómeno, por el que la solución adquiere el color de la tinta y lo transporta hasta el papel, se denomina toning (coloración de zonas sin imagen).

La dureza de la solución se controla mediante un aditivo regulador. También se ajusta la solución de mojado para regular el valor del PR.

La mantilla de hule

La impresión offset es una técnica indirecta de impresión, en la cual la tinta no se transfiere al papel directamente desde la placa impresora.

El cilindro porta-placas transfiere primero la imagen de impresión a un rodillo cubierto por una mantilla de hule que, a su vez, la transfiere al papel.

El papel pasa entre un cilindro porta-mantilla de hule y un cilindro de impresión. En un procedimiento indirecto de impresión, la imagen de la placa de impresión se lee en la misma dirección que en la impresión final.

En cambio, en las técnicas directas, como la flexografía y la serigrafía, la imagen de la forma impresa es un espejo de la forma impresora.

Es importante que la mantilla de hule pueda absorber la tinta desde la placa impresora para transferirla al papel. Si la mantilla tiene dificultad de transferencia de la tinta al papel, se puede rasgar la superficie de éste, dando lugar a pequeñas motas arrancadas del papel.

La mantilla de hule es un objeto delicado que, por efecto del desgaste, debe ser cambiado frecuentemente.

También es común que la mantilla deba cambiarse porque una compresión excesiva haya provocado una pérdida de su elasticidad como, por ejemplo, cuando una Pliego (por algún fallo) pasa doblada por la máquina de imprimir.

El papel doblado es demasiado grueso para poder pasar entre el cilindro porta-mantilla y el cilindro de impresión. Un aplastamiento de la mantilla de hule conlleva una pérdida de elasticidad en las áreas comprimidas.

Fuente: Apuntes de Tecnología de los Sistemas de Impresión de la U de Londres.

Publicado en Tecnología de los Sistemas de Impresión

Suscríbete:

who's online