Proceso de la comunicación de un texto

Con respecto a la función del lenguaje en la comunicación se refiere a la manera en la que queremos que operen nuestros mensajes, es decir, no todo lo que demandamos, deseamos o pretendemos se puede expresar igual.

Pizarro determina tres usos o formas básicas del lenguaje:

Informativos. Se describen situaciones, se enuncian conocimientos ya sea por medio de enunciados afirmativos o negativos; esta función está muy relacionada con la forma declarativa.

Ejemplo. Las declaraciones anuales de los trabajadores se podrán realizar en cualquier módulo.

Expresivos. Se comunican sentimientos, emociones o estados de ánimo; el lenguaje, por lo tanto tiene una carga emotiva, no sólo manifiesta un mensaje, sino que su intención va más allá, se pretende, convencer, alertar, alegrar, etc., las formas exclamativas e interrogativas tendrían mayor incidencia aquí.

Ejemplo: ¡No lo puedo creer, me gané la lotería!

Directivas. Las órdenes, las recomendaciones, los ruegos y las preguntas tienen como fin obtener ciertos resultados. No se trata de afirmar o negar una situación se espera una respuesta. En ocasión se da información, sin ser éste el propósito del enúnciate; no porque se solicite algo quiere decir que se esté haciendo un ruego; bien puede darse una combinación de las formas antes mencionadas.

De esta forma la comunicación interhumana tiene como finalidad transmitir estados locales del universo sensorial a través de un agente de comunicación vicaria, es decir, de un emisor. Y generalmente su mensaje bimediano (texto e imagen) para obtener el máximo de eficiencia en la comunicación.

Si recordamos que uno de los grandes principios de la comunicación es que todo mensaje cuesta tanto crearlo, como descifrarlo, de esta manera todo proceso de comunicación deberá ser juzgado en nombre de cierto rendimiento comunicacional.

Fuente: Apunte de Comunicación escrita de la U de Londres.

Publicado en Comunicación escrita

Suscríbete:

who's online