Productividad

Sabemos que actualmente no es competitivo quien no cumple con calidad, producción, bajos costos, tiempos estándares, eficiencia, innovación, nuevos métodos de trabajo, tecnología, y muchos otros conceptos que hacen que cada día la productividad sea un punto de cuidado en los planes a largo y pequeño plazo.

Que tan productiva o no sea una empresa podría demostrar el tiempo de vida de dicha corporación, además de la cantidad de producto fabricado con el total de recursos utilizados.

El único camino para que un negocio pueda crecer y aumentar su rentabilidad (o sus utilidades) es aumentando su productividad. El instrumento fundamental que origina una mayor productividad es la utilización de métodos, el estudio de tiempos y un sistema de pago de salarios.

Del costo total por cubrir en una empresa típica de manufactura de productos metálicos, 15% es para mano de obra directa y 40% para gastos generales.

Se debe comprender claramente que todos los aspectos de un negocio o industria —ventas, finanzas, producción, ingeniería, costos, mantenimiento y administración— son áreas fértiles para la aplicación de métodos, estudio de tiempos y sistemas adecuados de pago de salarios.

Hay las ideologías y técnicas de métodos, estudio de tiempos y sistemas de pago de salarios son igualmente aplicables en industrias no manufactureras; por ejemplo, sectores de servicio como hospitales, organismos de gobierno y transportes.

Siempre que hombres, materiales e instalaciones se conjuguen para lograr un cierto objetivo, la productividad se puede mejorar mediante la aplicación inteligente de los principios de métodos, estudios de tiempos y sistema de pago de salarios.

¿Que es productividad? Productividad puede definirse como la relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de recursos utilizados. En la fabricación, la productividad sirve para evaluar el rendimiento de los talleres, las máquinas, los equipos de trabajo y los empleados.

Productividad, en términos de los empleados, es sinónimo de rendimiento. En un enfoque sistemático, decimos que algo o alguien es productivo con una cantidad de recursos (insumos) y que en un periodo de tiempo dado se obtiene el máximo de productos.

La productividad en las máquinas y equipos está dada como parte de sus características técnicas. No así con el recurso humano o los trabajadores. Deben de considerarse factores que influyen.

Además de la relación de cantidad producida por recursos utilizados, en la productividad entran otros aspectos muy importantes como:

Calidad: La calidad es la velocidad a la cual los bienes y servicios se producen especialmente por unidad de labor o trabajo.
Productividad = Salida/Entradas
Entradas: Mano de obra, materia prima, maquinaria, energía, capital.
Salidas: Productos.
Misma entrada, salida más grande.
Disminuir la salida en forma menor que la entrada.
Entrada más pequeña misma salida.
Incrementar salida disminuir entrada.
Incrementar salida más rápido que la entrada.

¿Cómo se mide la productividad? La productividad se define como la relación entre insumos y productos, en tanto que la eficiencia representa el costo por unidad de producto.

Por ejemplo, en el caso de los servicios de salud la medida de productividad estaría dada por la relación existente entre el número de consultas otorgadas por hora/médico.

La productividad se mediría a partir del costo por consulta, que estaría integrado no sólo por el tiempo dedicado por el médico a esa consulta, sino también por todos los demás insumos involucrados en ese evento particular, como materiales de curación, medicamentos empleados, tiempo de la enfermera, etc.

Fuente: Apunte de Microeconomía de la FCA, UNAM.

Publicado en Microeconomía

Suscríbete:

who's online