Producto Interno Bruto

El análisis macroeconómico depende en gran medida de datos, los cuales son recopilados en México por el Banco de México y el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática.

Así, para estudiar la economía de nuestro país o de cualquier otro se necesitan los datos sobre la producción total y sus relaciones con el exterior; de tal forma, las principales fuentes de estos datos son el Producto Interno Bruto (PIB), la Balanza de Pagos, la Matriz de Insumo Producto así como la Oferta y Demanda Agregadas, en las que se describen los diversos componentes que tiene la economía del país y sus respectivas relaciones con el exterior.

El PIB representa la suma de todos los bienes y servicios finales producidos en un país durante un año, ya sea por nacionales o por extranjeros residentes.

Los bienes y servicios son, entre otros, vehículos, ropas, alimentos, vivienda, electrodomésticos, consulta del dentista, minuta del abogado, servicio de seguridad, servicio de limpieza, entradas del cine, corte de pelo.

Los bienes y servicios se clasifican de la siguiente manera:

Finales: No se incluyen los bienes intermedios porque posteriormente se incorporarán a un bien final. Si se contabilizaran los bienes intermedios, se produciría una doble contabilización.

Por ejemplo, si se fabrican unos pedales que posteriormente se van a incorporar a una bicicleta, cuando el valor de la bicicleta se incluya en el PIB llevará incluido el valor de los pedales; por ello, los pedales no se contabilizan independientemente.

Producidos durante el año: El PIB contabiliza el producto que se produce en el año en curso, sin embargo no se registra cuando se vendió en otro año. Por ejemplo, una televisión que se fabricó durante el ejercicio del 2005 se registra en el mismo año aunque su venta haya sido en el 2006.

Por nacionales o por extranjeros residentes. Por ejemplo, el PIB incluye el producto obtenido por una empresa inglesa que opere en España, pero no el que pueda generar una empresa española que opere en Inglaterra.

Hay que tener presente que el PIB mide la riqueza generada por un país durante un año, pero no mide la riqueza total del país (sus recursos naturales, sus minas, sus costas, sus carreteras, sus hospitales, sus universidades, sus fábricas).

El PIB funciona como un marcador que se pone en ceros a principios de cada ejercicio; va contabilizando la riqueza generada durante el año y se efectúa el corte el 31 de diciembre.

La medición de la riqueza generada que realiza el PIB no es completa, pues no mide lo producido por la economía subterránea o informal. Igualmente, el PIB es un indicador que sirve para comparar el nivel de bienestar que tienen distintos países.

En principio, aquel país que tenga un PIB más elevado es el que goza de mayor bienestar. No obstante para medir con mayor precisión el bienestar de un país hay que relacionar el PIB con su población.

No es lo mismo que un país con una población de 1,000 habitantes genere un PIB de 1,000 millones de dólares a que ese mismo PIB sea generado por otro país con la mitad de población.

En el primer caso, si se distribuye el PIB entre la población tocaría —por término medio— a un millón de dólares por habitante, mientras que en el segundo tocaría a dos millones de dólares.

Por ello, para comparar el nivel de bienestar de dos países hay que utilizar el ratio “PIB per cápita” (PIB/número de habitantes).

Fuente: Apuntes de Macroeconomía de la FCA de la UNAM

Publicado en Macroeconomía

Suscríbete:

who's online