Programas de ejercicios y educación para la salud

Muchas compañías han desarrollado programas que alientan el ejercicio regular, la nutrición adecuada, el control del peso y el conocimiento de sustancias dañinas para la salud.

Xerox, por ejemplo, gasta 85 millones de dólares al año en primas de seguro para el cuidado de la salud y ha lanzado un programa de servicios preventivos para sus empleados, el cual incluye control cardiovascular una a través de factores como ejercicios aeróbicos como correr, saltar la cuerda y practicar deportes de raqueta. La compañía obsequia a sus empleados un libro que contiene instrucciones y fotografías de diversos ejercicios, capítulos acerca de los peligros de fumar, los efectos del alcohol y el abuso de las drogas, información acerca de la nutrición y el control de peso y guías para manejar la tensión y aprender a relajarse.

Kimberly Clark posee un área de recreo muy grande cerca de Madison, Wisconsin, que cuenta con una piscina de 25 metros, una pista para correr de 100 metros, equipo de ejercicio y baño sauna. La participación de los empleados ha sido muy grande; los médicos informaron que el éxito del centro se refleja en cambios en el estado anímico de los empleados y en su rendimiento en el trabajo.

Como ya se mencionó, basado en numerosas investigaciones con los pacientes, el doctor Thomas Holmes elaboró la tabla que se muestra a continuación.

Tabla de evaluación del nivel de estrés

Tabla de evaluación del nivel de estrés 02

Es indudable que al estrés se le relaciona, por lo general, con efectos negativos o desafortunados. No obstante, según Robert Franken, “el estrés también puede ser visto como una serie de reacciones neurológicas y/o psicológicas que tienen como finalidad algún propósito”.

Cuando se experimenta alguna emoción relacionada con el estrés, el mismo Franken comentas que “si produce sentimientos negativos, se considera de distress, mientras que, si los sentimientos son positivos, se habla de euestress.

Por lo general, cuando las personas consideran que un evento es embarazoso o problemático, desarrollan distress y cuando se enfrentan a una situación cambiante, experimentan eustress.

Por su propia definición, se puede decir que el estrés representa un gasto de energía o reservas del cuerpo humano, lo cual se traduce en:

– Variación de la presión arterial.
– Grandes cantidades de adrenalina son “inyectadas” en la corriente sanguínea.• Sube el nivel de azúcar en la sangre.
– Sube el nivel del colesterol en la sangre.
– Los músculos se tensan y el cuerpo adopta una actit ud de “expectativa”.
– Los cinco sentidos se agudizan y sensibilizan.
– Las hormonas aceleran el metabolismo.
– Se respira de manera rápida y agitada.

La manera de pensar y la forma de reaccionar son factores determinantes para poder administrar el estrés. Por ejemplo, una promoción en el trabajo puede generar en un individuo un temor anormal a fracasar (distrés), mientras que otras personas pueden considerarla como una oportunidad de realizar algo nuevo, de tener experiencias retadoras y diferentes.

Nuevamente es aplicable aquí el ejemplo del “vaso medio lleno o medio vacío” o como usualmente se dice, “todo depende del cristal con que se mira”.

El distrés se presenta cuando se elige y se utiliza un estilo erróneo de pensamiento. Por ejemplo, cuando un evento está fuera de control, es factible canalizar el pensamiento hacia “el vaso medio lleno”, es decir, hacia el enfoque positivo.

Por ejemplo, si me enfrento a un congestionamiento vehicular no se obtiene ningún beneficio al alterarnos y vociferar contra quien se nos presente en ese momento, consumiendo la energía de nuestro automóvil, al accionar el claxon de manera insistente, y lo que es más lamentable, al consumir nuestra propia energía.

En todo tipo de publicaciones se manifiesta la preocupación por administrar el estrés; en Human Motivation, Roberto Franken, indica algunas pautas para “controlar el estrés”. Éstas se indican en seguida:

– Desarrollar un plan de actividades para reducir o eliminar los tensores.
– Aprender a relajarse entre las actividades que desarrolla diariamente.
– Aprender a reconocer los síntomas de estrés.
– Aprender a tratarlo como un proceso continua de cambio.
– Aprender a prevenir los síntomas que lo ocasionan.
– Realizar periódicamente actividades deportivas o recreativas que permitan disminuir el grado de estrés.

Fuente: Apunte de Desarrollo Organizacional de la UNIDEG

Publicado en Desarrollo organizacional

Suscríbete:

who's online