Selección y medición de la variable dependiente

La variable dependiente se denomina de esta manera porque se espera que su valor dependa de la manipulación del experimentador; es el criterio o norma con el que se juzgan los resultados.

Se presume que los cambios de la variable dependiente son una consecuencia de los cambios en la variable independiente.

La selección de la variable dependiente es una decisión crucial en el diseño de un experimento. Con frecuencia, el proceso de selección de la variable dependiente, como el proceso de definición del problema, es menos cuidadoso de lo que debería ser.

La selección que hace el experimentador de una variable dependiente determina el tipo de respuesta que se dará a la pregunta de investigación.

Por ejemplo, en un mercado de prueba, debe tomarse en cuenta el tiempo necesario para que los efectos sean evidentes, cuando se elige la variable dependiente.

Las ventas se evalúan varios meses después del experimento para determinar si existen efectos persistentes.

Los cambios que son relativamente permanentes o más duraderos que los generados sólo durante el periodo del experimento deben considerarse; el comportamiento de compra repetitivo puede ser importante.

Otro ejemplo puede ser aquel cuando los consumidores pueden probar un producto “malo” una sola vez, pero quizá no lo compre más.

El reconocimiento de la marca, la compra de prueba y la compra repetida son variables dependientes posibles en un experimento. Por tanto, la variable dependiente debe seleccionarse con cuidado.

La definición minuciosa del problema ayudará al investigador a seleccionar las variables dependientes más importantes.

Fuente: Apunte Elaboración y evaluación de proyectos de la Unideg

Publicado en Elaboración y evaluación de proyectos

Suscríbete:

who's online