Thomas Alva Edison

Inventor estadounidense nacido el 11 de febrero de 1847 en Milán, Ohio. Su familia se mudó  a Michigan cuando Thomas tenía siete años y lo inscribió en la escuela, de la que fue expulsado por considerarlo “retrasado mental”; en realidad, la escarlatina lo había dejado con una audición muy deficiente. Su madre lo educó. A los 12 años, el chico se fue de casa para “conocer mundo y hacer negocios” en un país llenó de oportunidades.

En 1862 publicó un semanario, el Grand Trunk Herald, impreso en un vagón de mercancías que también le servía como laboratorio. Por salvar la vida del hijo de un jefe de estación, fue recompensado con la realización de un curso de telegrafía.

Mientras trabajaba como operador de telégrafos, realizó su primer invento destacado, un repetidor telegráfico que permitía transmitir mensajes automáticamente a una segunda línea sin que estuviera presente el operador.

El invento de Edison del transmisor telefónico de carbono fue muy importante para el desarrollo del teléfono, que había sido inventado recientemente por el físico estadounidense Alexander Graham Bell.

Mientras, leyó el libro de Faraday Investigaciones experimentales en electricidad, y decidió repetir los experimentos, con lo que sabia decidió establecerse en Nueva York como inventor.

Su primer invento patentado fue un contador de votos. Más tarde la bolsa de Wall Street lo contrató como supervisor de sus máquinas, e inventó una impresora de acciones. Ganó suficiente dinero como para irse a Nueva Jersey, abrir una Fábrica, establecer su laboratorio y casarse con Mary Stilwell, con quien procreó tres hijos.

En 1870 cerró la fábrica y trasladó el laboratorio a Menlo Park, para dedicarse de lleno a la invención. Entre inventos propios y mejoras a otros, Edison alcanzó las 1093 patentes.

Lo más relevante de su obra incluye; la lámpara incandescente (foco), el fonógrafo, el telégrafo cuádruple, la planta eléctrica, la pila alcalina, etcétera. Murió el 18 de Octubre de 1931 en West Orange.