Tipos de razones

Las razones financieras que, por lo general, se utilizan son, en esencia, dedos clases. La primera resume algún aspecto de la “condición financiera” de la empresa en un punto en el tiempo el momento en el que ha sido preparado el balance general.

Llamamos a éstas razones estáticas, de forma bastante apropiada, porque tanto el numerador como el denominador en cada razón provienen directamente del balance general. La segunda clase de razón resume algún aspecto del desempeño de la empresa durante un periodo, normalmente un año.

Estas razones son llamadas razones dinámicaso razones estático-dinámicas.Las razones del estado de resultados comparan una partida de “flujo” del estado de resultados con otra partida de flujo del estado de resultados.

Las razones estático-dinámicas comparan una partida de flujo (estado de resultados) en el numerador con una partida de acción (balance general) en el denominador.

El comparar una partida de flujo con una partida de acción plantea un problema potencial para el analista. Corremos el riesgo de una posible unión errónea de variables.

La partida de acción, al ser una instantánea tomada del balance general, quizá no sea representativa de la manera en que se comportó esta variable durante el periodo en el que ocurrió el flujo. (¿Sería una fotografía de usted tomada a las tres de la mañana representativa de como se ve, en promedio?)

Por tanto, donde sea apropiado, podemos utilizar una cantidad “promedio” del balance general en el denominador de una razón estático-dinámica más representativo de todo el periodo. (Más adelante te ndremos más que decir acerca de esto.)

A su vez, podemos subdividir de nuevo nuestras razones financieras en cinco tipos distintos: de liquidez, apalancamiento financiero (o deuda), cobertura, actividad y de rentabilidad. Ninguna razón da la información suficiente mediante la cual sea posible juzgar la situación financiera y el desempeño de la empresa.

Sólo cuando se analiza un grupo de razones estamos en posibilidad de llegar a juicios razonables. Es necesario tener la seguridad de tomar en cuenta cualquier situación estacional de un negocio.

Las tendencias fundamentales sólo se pueden evaluar a través de la comparación de las cifras y las razones en el mismomomento del año.

No debe compararse un balance general al 31 de diciembre con otro balance general al 31 de mayo, sino que compararíamos el 31 de diciembre con esa misma fecha.

Aunque el número de razones financieras que se podrían calcular aumenta en forma geométrica con la cantidad de información financiera, en este capítulo sólo se toman en cuenta las razones más importantes.

En realidad, las razones necesarias para evaluar la condición financiera y el desempeño de una empresa son relativamente pocas.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online